martes, 2 de julio de 2013

La maquina de los sueños

Amelia tenía una maquina para soñar. A menudo las personas no podían soñar, los sueños a veces se les escapan a los hombres y a las mujeres de todo el mundo que van a ver a Amelia para soñar por fin sus sueños. Como la mayoría de las cosas urgentes o necesarias, la maquina de Amelia no tenia anuncio ni mapa, solo el azar de los infortunados no soñantes los llevaba hasta ella, todo sueño costaba solo 25 centavos.
Una noche estaba yo muy triste, arrastrando muchas dudas que no dejaban lugar a los sueños y di con la maquina de los sueños de Amelia, esa noche, noche fría de muchas estrellas llegue hasta la maquina, Amelia me conecto a su aparato sin que se yo se lo pida y enseguida la maquina comenzó a funcionar.
Soñé un sueño en el que servia tragos en un bar de San Rafael de Mendoza.

-Los sueños -Me dijo Amelia –son importantísimos… ellos nos ayudan a despertar.