domingo, 5 de mayo de 2013

Una taza de té y un cenicero



Hoy me permito estar triste, porque es domingo y es de noche, porque ceno solo, porque ni yo mismo me acompaño y entre tanto y tanto decido suicidarme a golpes de recuerdos, porque entre tanta soledad de todo, de relojes, de ventanas con estrellas estas vos que ya no sos vos, sino un breve recuerdo que no entra en la realidad de las cosas, en la existencia como una taza de té o un cenicero.
En mi realidad existo yo fumando, viendo un teléfono que podría morir en suelo de tanto no sonar, de tanto no traerte hasta aquí, hasta este infierno helado que es mi espacio con una taza de té y un cenicero.
Y entre tanta muerte de las cosas simples, muere otro día vacío de noticias tuyas, entre tanta muerte viene n a buscarme de nuevo los fantasmas de la angustia y la desesperación y yo los espero, con una taza de té y un cenicero.

4 comentarios:

  1. Mis domingos tb son tristes. Eran esos días de la semana en los que aprovechaba para tener algún plan tranquilo y compartir caricias, palabras susurradas y besos traviesos. Ahora comparto mis domingos cnmg, y a veces no es suficiente. Pero poco a poco voy sacando el jugo de esa experiencia

    ResponderEliminar
  2. Si quieres te acompaño a estar sólo...

    Besos mentales!

    ResponderEliminar
  3. A veces tenemos que permitirnos a nosotros mismos estar tristes. Es humano.

    ResponderEliminar
  4. Creo que era Charles Chaplin quien decía que el domingo es el día más triste... Bienvenido sea si sirve para escribir!

    Abrazos!!

    ResponderEliminar