domingo, 28 de abril de 2013

Antes de abrazar_


Antes de abrazar tenga en cuenta algo. Todos, en todos lados, en todas las edades de la vida perdemos piel, esto sucede todo el tiempo, así andamos por el mundo dejando por todos lados parte de nosotros mismos.
Ahora bien, ya que usted tiene en mente ejecutar la tarea de abrazar a otra persona, hágalo de la siguiente manera; empiece por cerrar los ojos, saque muy despacio todo el aire de sus pulmones, dirija su cuerpo con los brazos extendidos al cuerpo que enfrenta, diríjase como a un choque, como una piedra a punto de caer al agua, una vez los cuerpos estrellados, golpeados entre si, convertidos por poco en un solo cuerpo, cierre rápidamente los brazos, hágalo con la intención de que el sujeto que sostiene se convierta en casi una obligación, como si se fuese a caer y apoye su cabeza sobre el hombro de su antagonista, ahora si, respire, muy profundamente y despacio, respire lo mas hondo que sus pulmones le permitan, de esta manera sin que lo note, usted estará respirando la piel del otro, usted estará respirando al otro en un acto magnifico de naturaleza divina.

martes, 23 de abril de 2013


-

Soy la sombra de un desastre que dejaste
el humo del cigarrillo que tiraron en la calle
y un suicidio de gaviotas a la siesta
ya no existo en tu teléfono
ni en entre tus apuntes de la facultad
soy dudas y miedo, y terribles certezas en la noche
estoy acá, soy el loco que cuenta las baldosas
te veo cada tarde cuando salgo a caminar
soy una herida abierta, la sangre que brota
las hojas secas, un arroyo sin peces ni paz
soy esta desesperanza de vos
te llevo guardada en las foto que escondí
me perdí el camino, me perdí de vista
tengo tatuado tus ojos en los ojos
y en todo lo que no fuimos


-

miércoles, 17 de abril de 2013

.



Te odio, desde lo mas profundo de mis adentros, desde ese mismo lugar de donde todavía no te puedo sacar...




.

miércoles, 10 de abril de 2013

Tiempo-


Tal vez sea el día; es miércoles, amenaza con llover y se me hace inevitable extrañar algunas cosas, se que el tiempo que vorazmente se encargó de hacer trisas algunos momentos, que no tuvo piedad y se llevo las playas del sur, las sierras de Córdoba, ese mismo tiempo, que anda y anda cuando debería quedarse ahí en las horas perfectas, donde éramos eternos, perfectos y eternos, también se encargara por arrastrarnos quien sabe donde. Se que creceremos (aunque preferiría que no), que conoceremos nuevas gentes, nuevos olores.
Yo me veré en la tarea de intentar odiarla, hablaré de ella con cinismo y a veces creeré que la odio, que no la recuerdo, pero hoy, como ya dije, que es miércoles, que el cielo esta gris y son los primeros días del otoño el tiempo se detiene un instante, recuerdo como ayer el balcón sobre la calle 9 de julio, el olor a chocolate caliente, mi lento despertar de la siesta y su mal humor. También puede que sienta un poco de culpa porque no aproveche del todo las oportunidades de ese bicho que anda y anda, que pude haberle dicho mas veces que la quería, que tuve la oportunidad de escribirle con mi manuscrita pésima de zurdo y no lo hice, que mas de una noche tuve frente mío el mas bello papel, su espalda y nunca lo hice, esto es entonces lo que genera culpa, lo que en tardes como esta me atormenta.
Se que no la necesito,  me receté abstinencia total de ella,  me condene a no hablarle, no llamarla, no buscarla nunca mas para que así, un buen día me despierte entero, sin esa parte que me falta, a golpe de letras, de escritos en la computadora, de cigarrillos lleno de a poco los pasillos, las calles que quedaron vacías después de este ultimo febrero, después de pactar que seguiríamos bien, que seria lo mejor y sellar todo con un mínimo roce de mejillas, esa noche de tormenta en la que nos mentimos descaradamente para no sentir el fracaso de haber perdido, la noche en que dijo que me querías pero no, la noche en que dije que estaría bien pero no.
Ahora me queda esto, este olor a cenizas y a humo mezclado con fracaso en la ropa, resistir a la tentación de nombrarla, de echarle la culpa de que la ciudad este vacía, de que a veces los días sean largos, de que las canciones sean tan tristes. Ahora gasto el tiempo, mato el tiempo tendiendo la cama, me lleva varios minutos acomodar las líneas de las sabanas, mientras silbo un tango, mientras juega un perro me voy amigando con el tiempo, quien sabe… así tal vez me de una mano y se apure un poco.

sábado, 6 de abril de 2013

Algún domingo



Al principio me pareció
de alguna manera lo sospeché
lo intuí muerto de miedo
creí que era inevitable
que de alguna manera también seria justo
que la cadena de todos las acciones míos
obligarían al final a la reacción tuya
pero no, al final no te necesito

Me di cuenta mientras limpiaba
mientras encontraba una moneda bajo la cama
acepte que no estoy tan loco
como para internarme en un manicomio,
ni soy tan cuerdo como para analizar lo que nos pasó
ya no siento enojo
ni te recuerdo, ni te castigo
ya no estoy obligado a mentirte
ni me miento obligadamente.

Seguimos siendo los mismos aunque cambiamos
todos cambiamos y esta bien que así sea
sin embargo seguiremos siendo los mismos
yo en mi trabajo, vos en lo tuyo
sin miércoles, ni viernes
tal vez hasta algún domingo