martes, 2 de julio de 2013

La maquina de los sueños

Amelia tenía una maquina para soñar. A menudo las personas no podían soñar, los sueños a veces se les escapan a los hombres y a las mujeres de todo el mundo que van a ver a Amelia para soñar por fin sus sueños. Como la mayoría de las cosas urgentes o necesarias, la maquina de Amelia no tenia anuncio ni mapa, solo el azar de los infortunados no soñantes los llevaba hasta ella, todo sueño costaba solo 25 centavos.
Una noche estaba yo muy triste, arrastrando muchas dudas que no dejaban lugar a los sueños y di con la maquina de los sueños de Amelia, esa noche, noche fría de muchas estrellas llegue hasta la maquina, Amelia me conecto a su aparato sin que se yo se lo pida y enseguida la maquina comenzó a funcionar.
Soñé un sueño en el que servia tragos en un bar de San Rafael de Mendoza.

-Los sueños -Me dijo Amelia –son importantísimos… ellos nos ayudan a despertar.

jueves, 20 de junio de 2013

Amor que?

Necesitamos un amor trapecista,
un amor de cuerda floja
de sensación de milésimas de segundo
de vida o muerte.
No nos hace falta un amor paracaidista
un amor que supone un riesgo
un amor asegurado por correas y saltos de prueba
al suelo pero con un vuelo lento y planeado.
Nunca mas un amor ojos de sapo
ojos chiquitos que no ven nada
nunca mas un amor de perro que trae las pantuflas
y espera la comida bajo la mesa
nunca mas un amor para la semana que viene
para las próximas vacaciones.
Hace falta un amor a toda hora
un amor de suspiros por teléfono
de ojos grandes y trasparentes
de ojos espejos sin espejismos.
Necesitamos un amor que cure
un amor de ahora
con verbos que no se conjuguen en pasado
sin agujeros para espiar a otro lado
un amor puente.
Necesitamos un amor faro
un amor cruz del sur, un amor
un amor costa sin niebla
un amor puerto y puerta que siempre esté abierta.



domingo, 2 de junio de 2013

Hijos de la casualidad.

El amor, lo que llamamos al acto de enamoramiento entre dos personas, suele ser hijo de la casualidad. Somos victimas del amor, como de un accidente de transito, como los rehenes al azar de un asalto a un banco.
Nadie se despierta un día con ganas de terminar entre las balas de bandidos y uniformados, nadie nunca pretende ser victima de la designación del azar.
Un viaje en colectivo puede ser terrible, un ascensor, el peor de los escenarios y hay ojos como las balas mas destructivas.

Creo que al final nadie esta a salvo, creo que el amor es tan inevitable como la noche, tan impreciso como el clima, tan predecible como la lluvia que irremediablemente en algún momento de la vida nos mojará. 

lunes, 27 de mayo de 2013

Buscar las sonrisas

Vale destacar que nos trajo hasta este punto la casualidad, que no importa cuanto tiempo planeemos algo, cuantas cuentas saquemos, cuantos días ahorremos todo el dinero necesario, porque la lluvia es, no solo caprichosa sino también impredecible, porque la muerte la mayoría de las veces no avisa. Pero también hay que pensar que el sol saldrá siempre, que el otoño por fin acabara en junio, trayendo el invierno y el frío, pero si nos quedamos esperando la risa no saldrá de abajo de la cama ni de la mesita de luz.
Son tantas las ventanas, tantos los cielos rasos, y las oficinas y las fabricas, son tantos los suicidas que deciden a ultimo momento abandonar la cornisa, somos tantos los que caminamos en la calle, pesadas mochilas, oscuros miedos, grises tardes, pero la alegría esta a la deriva y para alcanzarla hay que remar sin tratar de llegar a ningún lado.
Existe un sitio siempre, siempre donde nos fuimos, existe un sitio que se nubló de llanto porque alguien se fue, el cielo cayó de golpe sobre los hombros y no hubo mas que marcharse y siempre solos entre tantas soledades.

Declaremos la guerra entonces, corramos todos los muebles, vayámonos hacia el lugar en el que el dolor no exista, donde nunca mas se piense en suicidas y cornisas, donde la alegría sea siempre nueva aunque después se vaya, aunque volvamos a las despedidas porque la vida es eso, correr los muebles y buscar las sonrisas. 

domingo, 19 de mayo de 2013

No es lo mismo




No es lo mismo la guerra para el soldado que para el general.
No es lo mismo la lluvia para el rico y para el pobre.
La dieta no es lo mismo que la inanición.
El amante y el poeta no tienen la misma concepción para el amor.
La vida no es vida para el preso.
El trigo no es tan bello para quien lo trabaja.
El sonido es el trabajo del músico.
Las palabras son mas tristes cuando las despedidas,
y las estrellas tan lejanas cuando se dejó de soñar.


jueves, 9 de mayo de 2013

Cuando vos te fuiste


Tuve que aprender algunas cosas,
me fui empujando a la aceptación de tu ausencia,
aprendí a culparme no por castigo,
sino para poder perdonarme y después reconciliarme conmigo mismo.
Ahora se que hay recuerdos que son tristes y duelen mucho,
pero los peores, misteriosamente,
los que duelen en todos lados,
a veces, son los felices.
Ahora que me duelen los ojos que no te ven,
los dedos que no te tocan,
la boca que no te besa,
ahora que me duelen tus pies en otros lados,
ahora te entiendo,
ahora entiendo las razones que te alejaron de mi.
Gané la guerra cuando te combatía y al final,
la victoria era el fracaso.
Me receto tiempo,
me di cuenta de que uno por mas que lo intente
no tiene un gran futuro,
uno nunca tiene las cosas que planea,
uno tiene solo el presente,
es acá o en ningún lado,
uno tiene que ser feliz ahora,
lo demás es una hipótesis, meras especulaciones.
La felicidad es una elección,
elijo entonces recordarte,
tristemente, dolorosamente,
elijo recordarte, aunque el frío me duela en todos lados,
elijo recordarte aunque lastime,
porque la felicidad lastima cuando ya se fue,
cuando no queda nada,
cuando vos te fuiste 

domingo, 5 de mayo de 2013

Una taza de té y un cenicero



Hoy me permito estar triste, porque es domingo y es de noche, porque ceno solo, porque ni yo mismo me acompaño y entre tanto y tanto decido suicidarme a golpes de recuerdos, porque entre tanta soledad de todo, de relojes, de ventanas con estrellas estas vos que ya no sos vos, sino un breve recuerdo que no entra en la realidad de las cosas, en la existencia como una taza de té o un cenicero.
En mi realidad existo yo fumando, viendo un teléfono que podría morir en suelo de tanto no sonar, de tanto no traerte hasta aquí, hasta este infierno helado que es mi espacio con una taza de té y un cenicero.
Y entre tanta muerte de las cosas simples, muere otro día vacío de noticias tuyas, entre tanta muerte viene n a buscarme de nuevo los fantasmas de la angustia y la desesperación y yo los espero, con una taza de té y un cenicero.

domingo, 28 de abril de 2013

Antes de abrazar_


Antes de abrazar tenga en cuenta algo. Todos, en todos lados, en todas las edades de la vida perdemos piel, esto sucede todo el tiempo, así andamos por el mundo dejando por todos lados parte de nosotros mismos.
Ahora bien, ya que usted tiene en mente ejecutar la tarea de abrazar a otra persona, hágalo de la siguiente manera; empiece por cerrar los ojos, saque muy despacio todo el aire de sus pulmones, dirija su cuerpo con los brazos extendidos al cuerpo que enfrenta, diríjase como a un choque, como una piedra a punto de caer al agua, una vez los cuerpos estrellados, golpeados entre si, convertidos por poco en un solo cuerpo, cierre rápidamente los brazos, hágalo con la intención de que el sujeto que sostiene se convierta en casi una obligación, como si se fuese a caer y apoye su cabeza sobre el hombro de su antagonista, ahora si, respire, muy profundamente y despacio, respire lo mas hondo que sus pulmones le permitan, de esta manera sin que lo note, usted estará respirando la piel del otro, usted estará respirando al otro en un acto magnifico de naturaleza divina.

martes, 23 de abril de 2013


-

Soy la sombra de un desastre que dejaste
el humo del cigarrillo que tiraron en la calle
y un suicidio de gaviotas a la siesta
ya no existo en tu teléfono
ni en entre tus apuntes de la facultad
soy dudas y miedo, y terribles certezas en la noche
estoy acá, soy el loco que cuenta las baldosas
te veo cada tarde cuando salgo a caminar
soy una herida abierta, la sangre que brota
las hojas secas, un arroyo sin peces ni paz
soy esta desesperanza de vos
te llevo guardada en las foto que escondí
me perdí el camino, me perdí de vista
tengo tatuado tus ojos en los ojos
y en todo lo que no fuimos


-

miércoles, 17 de abril de 2013

.



Te odio, desde lo mas profundo de mis adentros, desde ese mismo lugar de donde todavía no te puedo sacar...




.

miércoles, 10 de abril de 2013

Tiempo-


Tal vez sea el día; es miércoles, amenaza con llover y se me hace inevitable extrañar algunas cosas, se que el tiempo que vorazmente se encargó de hacer trisas algunos momentos, que no tuvo piedad y se llevo las playas del sur, las sierras de Córdoba, ese mismo tiempo, que anda y anda cuando debería quedarse ahí en las horas perfectas, donde éramos eternos, perfectos y eternos, también se encargara por arrastrarnos quien sabe donde. Se que creceremos (aunque preferiría que no), que conoceremos nuevas gentes, nuevos olores.
Yo me veré en la tarea de intentar odiarla, hablaré de ella con cinismo y a veces creeré que la odio, que no la recuerdo, pero hoy, como ya dije, que es miércoles, que el cielo esta gris y son los primeros días del otoño el tiempo se detiene un instante, recuerdo como ayer el balcón sobre la calle 9 de julio, el olor a chocolate caliente, mi lento despertar de la siesta y su mal humor. También puede que sienta un poco de culpa porque no aproveche del todo las oportunidades de ese bicho que anda y anda, que pude haberle dicho mas veces que la quería, que tuve la oportunidad de escribirle con mi manuscrita pésima de zurdo y no lo hice, que mas de una noche tuve frente mío el mas bello papel, su espalda y nunca lo hice, esto es entonces lo que genera culpa, lo que en tardes como esta me atormenta.
Se que no la necesito,  me receté abstinencia total de ella,  me condene a no hablarle, no llamarla, no buscarla nunca mas para que así, un buen día me despierte entero, sin esa parte que me falta, a golpe de letras, de escritos en la computadora, de cigarrillos lleno de a poco los pasillos, las calles que quedaron vacías después de este ultimo febrero, después de pactar que seguiríamos bien, que seria lo mejor y sellar todo con un mínimo roce de mejillas, esa noche de tormenta en la que nos mentimos descaradamente para no sentir el fracaso de haber perdido, la noche en que dijo que me querías pero no, la noche en que dije que estaría bien pero no.
Ahora me queda esto, este olor a cenizas y a humo mezclado con fracaso en la ropa, resistir a la tentación de nombrarla, de echarle la culpa de que la ciudad este vacía, de que a veces los días sean largos, de que las canciones sean tan tristes. Ahora gasto el tiempo, mato el tiempo tendiendo la cama, me lleva varios minutos acomodar las líneas de las sabanas, mientras silbo un tango, mientras juega un perro me voy amigando con el tiempo, quien sabe… así tal vez me de una mano y se apure un poco.

sábado, 6 de abril de 2013

Algún domingo



Al principio me pareció
de alguna manera lo sospeché
lo intuí muerto de miedo
creí que era inevitable
que de alguna manera también seria justo
que la cadena de todos las acciones míos
obligarían al final a la reacción tuya
pero no, al final no te necesito

Me di cuenta mientras limpiaba
mientras encontraba una moneda bajo la cama
acepte que no estoy tan loco
como para internarme en un manicomio,
ni soy tan cuerdo como para analizar lo que nos pasó
ya no siento enojo
ni te recuerdo, ni te castigo
ya no estoy obligado a mentirte
ni me miento obligadamente.

Seguimos siendo los mismos aunque cambiamos
todos cambiamos y esta bien que así sea
sin embargo seguiremos siendo los mismos
yo en mi trabajo, vos en lo tuyo
sin miércoles, ni viernes
tal vez hasta algún domingo 

martes, 26 de marzo de 2013

Recuerdo que te quería


Recuerdo que te quería mientras me consuelo.
solo eso queda después del amor
esta mezcla rara
mientras me convierto en abandono
le hago lugar a otras cosas
algo más tarde recuerdo
las flores en el campo desde la ventanilla del auto
dos pájaros de adorno, fotos de palmeras

Pero te voy olvidando con el tiempo
como el arduo trabajo de un enfermo
que cuenta baldosas en un pasillo
que espera terminar su letargo

Como apagar tanto incendio
volver lluvia a la pasión
a las tardes de enero
al hombre que fui como lo mato?
si en realidad ya esta muerto

martes, 19 de marzo de 2013

Ahora me voy


Te digo que me faltas, que estoy solo
que una canción triste me lleva hasta tu puerta
para que te enteres,  los días me devoran
te digo que el viento vuela un barrilete
que son las tres de la tarde acá en mi casa
por las dudas, que te extraño

El cielo se pone gris, se acerca el otoño
un perro ladra
la foto del mar y las sierras
el olor a pintura de uñas
siempre te quise mientras pasaba el tren
mientras terminaba la película y vos dormías
siempre, cuando tardabas en salir yo te amaba

Ahora me voy, empieza otra rutina
recojo las hojas secas de mi amor
tiendo la cama
a lo lejos un viejo sueña
y yo acomodo las cortinas
ahora yo me voy, a inventar otra rutina



viernes, 15 de marzo de 2013

Carta



Lucía? estas ahí Lucía? Estas ahí, me pregunto una y otra vez, Lucía
Imposible, no estas, es imposible hablarle a alguien que no esta y lo sigo haciendo, donde estamos? En que se transformó el mundo? Donde quedaron los besos Lucía?

Se que te tengo que olvidar pero me resisto, todo el tiempo me resisto, tengo una guerra interna entre lo que es y lo que quiero que sea. Quiero, quiero… quiero con todas mis fuerzas ser feliz. Por eso te escribo, aunque no estés, aunque parezca inútil, aunque sea inútil.

Me reuso a pensar que todo esta perdido, no me da la gana de levantarme, darme de comer, mirarme en el espejo, comprarme ropa y ver como me queda, tu recuerdo es muy grande, tu presencia es muy grande. No puedo, simplemente, no puedo meter en el cajón la foto de nuestras vacaciones, es inmensa la foto, pesa toneladas, no puedo hacer mas que mirarla y anhelar, no puedo enterrar el cuadro que me pintaste, no quiero tender la cama, mi cama es muy grande para uno solo, hay rincones terribles de donde salen recuerdos y fantasmas, donde nacen especulaciones, imágenes de lo que podes estar haciendo mientras yo te extraño, destellos espantosos que de noche me acechan hasta las tres de la mañana en que escucho el tren golpear los rieles y retumbar en todas las paredes y yo te escribo, soy diez dedos cayendo sobre el teclado y te recuerdo, como te recuerdo.

No quiero volver a tu ausencia, no quiero desayunar cigarrillos, merendar parado leyendo noticias en los diarios, no quiero preparar té para uno, no es la soledad lo terrible, es la ausencia de vos lo que me mata, lo que agrieta mis labios, rasga mis manos, es tu ausencia lo que vuelve todo tan oscuro
En que terrible arma de destrucción personal se volvió el teléfono, que puñalada cuando ya no suena, cuando no te trae hasta mi oído a la medianoche. Tengo una herida inmensa en el cuerpo y en el alma, hay un hueco en el estomago que no me deja comer, que no me deja dormir, que no me deja…

Mi casa se cae a pedazos, todo el tiempo se cae, se caen los cuadros, las paredes el televisor pierde la señal, la gente me dice que estoy loco, que tengo que parar, que no es tan terrible, yo los engaño, invento excusas, se que te molesta, pero les miento todo el tiempo, les digo que estoy de mal humor, que es otra cosa, que ya pasará hasta que llega la noche y tengo que vomitar todo el dolor y el dolor sale a chorros, por todos lados, por la boca, por los poros, por los ojos pero siempre queda un poco adentro y se ve que de noche se transforma, se regenera, muta y al otro día vuelve nuevo, entero y yo te extraño como si fueses una persona diferente de la que extrañe el día anterior.

Así vivo, revolviendo el pasado, buscando una pizca de algo, no se bien que, pero busco como un tonto ese algo que te traiga de nuevo hasta mi, y el otoño se acerca y no estas conmigo, ya no te abrigo de noche, no podemos pelear porque se te enfría la nariz, por la estufa, por la campera, por las corrientes de aire porque te quiero y quiero que te quedes conmigo.

Lucía se me hace inevitable escribirte, no lo hago tanto por vos sino por mi, que me perdone Mario pero “TE QUIERO NO SOLO POR LO QUE ERES, SINO POR LO QUE SOY CUANDO ESTOY CONTIGO” y ahora que no estoy con vos soy tan poco, soy tan triste, tan callado, tan terrible, parezco un hongo, una mancha de humedad, ceniza en el cenicero.

Me siento un viejo enfermo, un animal cansado, ya no quiero pelear Lucía, no hay túneles ni ríos metafísicos, solo soy yo, loco, hipocondríaco contando mis pulsaciones, solo soy yo y las cosas que olvidaste, te olvidaste tantas cosas, el perfume a uñas recién pintadas, el sonido del despertador de madrugada.
También me queda esperar, pero esperar lleva tiempo, lleva mucho tiempo y quietud y eso me falta, no se como hacen los demás y no me importa, “no te llenes de calma” resuena en mi cabeza. Conozco a tipos que gastaron una vida y le dieron la vuelta al mundo tratando de encontrar lo que sos, la mujer que sos, la mujer que tuve hace unos meses, no me resigno, porque hace frío, porque esta nublado y cielo amenaza con llover, sueño que pensas en mi y las esperanzas se renuevan.

Tal vez sea cierto, tal vez me merezca un poco de esto, o tal vez mañana me levante y el viento que te trajo hasta mis brazos el invierno de dos mil diez nos lleve a otros lugares y habré perdido esta guerra, habré fracasado en el intento de salvar este amor, el que nos mata a veces, el que nos une siempre, este amor que sigue vivo en mi…

lunes, 11 de marzo de 2013

Comienzo a extrañarte


Comienzo a extrañarte
me dejo arrastrar por los días, como se arrastra a un muerto
en calma y en silencio
camino lentamente, recorro pasillos
El tiempo es un usurero,
los ojos son de llanto.
las palabras que pude decir y siempre elegí callar
me acorralan contra el piso
me muelen a patadas
ya nunca mas decir 'te quiero'
ya nunca mas decir 'te extraño'

Es lunes, el cielo esta gris y quien sabe donde andarás
que pensamientos ahora me arrastran a tu olvido
que imágenes reflejan tus ojos
a que paisajes ya no pertenezco.
Mientras todo pasa desde mi costa,
veo tranquilo como te va tragando
el mar de los recuerdos
de donde ya no vuelves
solo a veces, en algún sueño