miércoles, 13 de octubre de 2010

Calma

Fuimos la oscuridad, el silencio y la distancia

fuimos el final de un tango en la voz quebrada y borracha

fuimos un coro desafinado y lloroso

una carta a babel perdida en el océano

la calma, el cenicero en el piso


Un bar vacío a la siete en punto

un accidente en la avenida

siempre los huesos se quebraban

rechinaban los dientes


Fuimos la lluvia a la hora del té

migas de pan duro volando en las tejas

el ojo de la cerradura

las llaves perdidas


Siempre nos quedamos solos

cayeron las estrellas en el patio

nadie nunca salio a juntarlas…



13 comentarios:

  1. OHH si!! yo te comento otra vez.. eso le pasa por ser el primo de mi amiga que es su mejor prima...
    En fin, que lindo que escribe. Y me pregunto a que se refiere con ser el ojo de la cerradura?
    Armó una revolución en mis pensamientos!!!
    Abrazos!!!
    Erase Una Vez

    ResponderEliminar
  2. ¿Fuimos? ¿Por qué siempre en tiempo pasado, Miguel? :)

    ResponderEliminar
  3. la lluvia a la hora del té...


    que imagen nostálgica me trajo...

    ResponderEliminar
  4. Increible.
    No podria pasar sin leerte nunca.
    "Fuimos pura nostalgia, todo lo que imaginamos y nunca paso"
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Tan tierno.

    Esa imagen de las estrellas en el patio y nadie que las recoga, uuuff.

    :)

    ResponderEliminar
  6. Genial!!
    me encantaron todas las imágenesss
    y la última, una masa!

    ResponderEliminar
  7. noo! porque las estrellas tienen que caerse, que alguien salga a juntarlas cogidos de la mano...
    :)

    ResponderEliminar
  8. Sin palabras para tantas sensaciones...

    Besos,

    ResponderEliminar
  9. ¿Se puede ser algo más especial que migas de pan duro enlas tejas?

    ResponderEliminar
  10. Enamorado de estos versos... Vengo, si me lo permites, para quedarme... :)

    ResponderEliminar
  11. Yo también me he enamorado de su blog. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar