lunes, 13 de septiembre de 2010

Pesadillas

Estábamos dormidos en la misma cama y soñábamos muy cerca. Pensamos que era el mismo sueño, que alcanzaba con estar ahí, en le mismo aire, en la misma almohada.
Como era de madrugada nadie lo noto y estábamos separados, y en la cama crecía un río cada vez más grande, cada vez más bravo, más terrible, nos ahogábamos, nos apagábamos, no queríamos pero el río seguía ahí, entre el frío de la noche y el tic-tac del reloj.
Al final te despertaste sobresaltada sin saber donde estabas y ahí empezaron las pesadillas

12 comentarios:

  1. nunca deben crecer rios entre dos personas en la misma cama, no hay nada mas triste, ni mejor solucion que los abrazos
    :)

    ResponderEliminar
  2. Fuerte, muy real. Ese tipo de distancias en un lugar tan íntimo como una cama, deja marcas imborrables en el corazón y en el alma.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Increibles tus palabras como siempre..

    ResponderEliminar
  4. aplausos aplausos!!!... mira que escribis bonito che!!!
    La cama, el lugar adonde uno es uno con un otro que es otro al lado durmiendo. siempre me cuestione desde mi mochila que cargo con pensamientos creados si en la cama se puede pensar de dos (o tres), mas si esta el sueño de por medio. (perdon me salio mi postura psi!)
    Besos!
    Aunque... que lindo es levantarse y ver a esa persona al lado tuyo durmiendo!!!

    ResponderEliminar
  5. Miguel El Grande!

    Ellas y su facilidad de despierte, nosotros tan duros de sueños... ay ay ay cuanta agua que hacemos ???

    ResponderEliminar
  6. ¿La pesadilla es despertarse? Sí, a veces sí...
    El mejor ruido del reloj: tac-tic, cuando el tiempo acorta las distancias.
    Besos,

    ResponderEliminar
  7. A veces las pesadillas pueden ser más dulces que la propia vida. Muy buena entrada. Besos.

    ResponderEliminar
  8. ...lo bueno de los parpadeos entonces es que duran una milesima de segundo, y los ojos vuelven a poder ver...

    :)



    muy buen escrito este...

    coincido con Andrómeda...

    besos

    ResponderEliminar
  9. Dice Galeano: "Yo duermo a la orilla de una mujer. Yo duermo a la orilla de un abismo".

    Te quiero, Miguel.

    ResponderEliminar
  10. La última frase es genial.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. hola miguel....sabes el comienzo me recordo al cap 143 de rayuela, muy buen desenlase y mejor final!!
    un abrazo
    David.V.

    ResponderEliminar