martes, 20 de julio de 2010

Paredes que hablan


Mientras la gente siga declarando el amor en las paredes y no la guerra en cuarteles, no todo estará perdido…





Me aterra la guerra, me aterra saber que un día el metal se posará sobre el verde, que el aire será surcado por el plomo caliente de las balas. Me da miedo saber que hay gente que tiene dinero como odio y poder, me da miedo las corridas nocturnas, los escuadrones de la muerte.

De noche los grandes me hacen llorar, no me dejan dormir, no me dejan soñar. Porque todos quieren pelear contra todos, fingen que hay que entender, que hay que aguantar, que hay que tolerar, pero en el fondo le arrancarían los ojos a todos; al jefe, al vecino, al empleado.

Hay venenos, hay muñecos, perfumes para perfumar mascaras, hay hambres y gente que muere en sus brazos, hay ocasos que nadie ve, y estrellas que caen por caer

Poco a poco amanece, en frente alguien escribe un muro

No puedo olvidarme de vos, reza la pared...


5 comentarios:

  1. ¡Eso! ¡A rezarlo todos, hermanos!
    Que tengas un hermosísimo día, amigo del alma :D

    ResponderEliminar
  2. Mi alma tiene el acento de la Cruz del Sur...
    Besos,

    ResponderEliminar
  3. Tristes guerras
    si no es amor la empresa.
    Tristes, tristes.

    Tristes armas
    si no son las palabras.
    Tristes, tristes.

    Tristes hombres
    si no mueren de amores.
    Tristes, tristes.

    Miguel Hernandez.

    Hace días que no hablamos, no?
    Petons

    ResponderEliminar