lunes, 28 de junio de 2010

Desintelectualízate

Así como el humo del tabaco, como el vapor del café… donde van los sueños cuando ya no se ven?
La psicología, los grandes intelectuales mezclan los sueños con palabras como: metas, objetivo, deseo, realidad, materialización. Los sueños son sueños, son para ser soñados. No hay mayor tristeza que intelectualizar la vida, los sueños son minúsculas excusas para seguir un poco mas allá, imaginar lo que está después del ojo de la cerradura, los sueños son el final del libro, ese libro que, por mas que se lea y lea a toda hora nuca, (y gracias a dios) se termina.
Instantes, como todas las cosas que hacen a la vida, eso son los sueños, instantes en los que inventamos un mundo a nuestra imagen y semejanza, en los que queremos ser dioses perfectos en un mundo de hormigas, nos preparamos para una alegría, para una victoria, un ejercicio del corazón, la manera de mantener alerta el alma. Tal vez sea cierto y los sueños la mayoría de las veces se nos escurran como agua entre los dedos, se pierdan como el caudal de un arroyo que desemboca en el mar, se pierdan en la cuenta de las cosas que hay que hacer, en la rutina tonta y acomodaticia y así se transformen en la nostalgia, esa mirada a los espacios vacíos, esos suspiros en las escaleras mecánicas, en el embotellamiento de la tarde mirando el semáforo.
Nunca sabremos a donde van los sueños cuando desaparecen, cuando dejan de vivir, en que parpadear o con que lagrima se caen, nunca, por mas vueltas que se le de al asunto, ni siquiera sabemos de que están hechos, como empezamos a forjarlos, como se meten en la almohada, como se cuelan entre las fechas del almanaque.
No quiero pensar que mis sueños son tontos, que mis sueños son sublimes, realidades posibles, realidades a medias, no quiero intelectualizar la pasión de cada día, envenenarme de definiciones complejas, confío el resto de mis días a mis sueños, confío que así seré un poquito mas feliz

8 comentarios:

  1. Miguel, Miguelito, Miguel, ¿cómo te va? :D

    ResponderEliminar
  2. También muy bien, aunque muy tensa porque estoy a final de trimestre y es cuando más trabajo hay.

    Pero quélevamoacer.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Nosotros somos sueños, 100%... y si queremos pesadillas.

    ResponderEliminar
  4. mi tía (psicologa) se sorprendió cuando una vez le conté que me encanta dormir porque no puedo esperar a soñar una y otra vez...

    me encanta lo que me hacen sentir los sueños, me encanta esa sensación luego de algunos sueños como si hubiese sido tan real que se confunden certezas con deseos, me encanta cuando apoyo la cabeza en la almohada y pienso "voy a soñar con/ voy a soñar que ..." y... voilà! así sucede...

    no sé donde van los sueños, pero espero que sigan viniendo...

    :)

    besos

    ResponderEliminar
  5. No me importa que se terminen deshaciendo entre los días, ni que se rompan, lo importante es que gracias a ellos cada dia soy más feliz.

    :)

    Siempre llenandome con tus palabras..

    ResponderEliminar
  6. Precioso.

    Dejemos a los sueños libres de toda esa marea "intelectualoide"

    "La vida es sueño y los sueños, sueños son"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito!

    "... los sueños no son más que una excusa, pero una excusa muy gorda; son la excusa para vivir."

    Es difícil lidiar con los sueños porque a veces no pasan de sueños, y es muy frustrante esperanzarse por algo que no vamos a conseguirlo... dónde mig, "¿dónde irán los sueños cuando no los conseguimos?...

    Pero, me gusta ilusionarme con mis sueños. Siempre reservo un trocito de mi día para soñar, soñar despierta que a mí me parece mucho mejor.

    Beso.

    ResponderEliminar