martes, 25 de mayo de 2010

Como veneno y azúcar

Como el cielo gris, muy gris y llorando una llovizna triste, como un dolor en los ojos, como todas las cosas viejas punzando adentro, rutinas, trabajo, mal hijo, mal amigo, todas las cosas haciéndome llorar, como dios de vacaciones, como perder la guerra contra la soledad, como las bombas cayendo sobre el patio de mi casa, todo mezclado a las dos de la tarde, como veneno en la sangre, como perder el camino…
Como el viento en la cara, como encontrarse en la soledad, en el tono gris de las hojas del otoño, en la llovizna noble, como escuchar la voz de dios de nuevo en el silencio, en la inmensidad del universo que cabe en el cabito de una hoja seca, como cuatro chicos pescando, muertos de frío, muertos de risa, como volver a reírse de nada, como azúcar en la merienda, así fue mi día de veneno y azúcar



8 comentarios:

  1. Me he quedado melancólica entre la música y el texto. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Veneno y azúcar, qué mezcla. Como siempre, super transmitiva tu prosa, amigo. Acá está nevando, te envío un copito para que se te haga más leve.

    Cariños!

    ResponderEliminar
  3. contrastes... algunos hacen sonreir, otros estremecerse...
    :)

    ResponderEliminar
  4. Así deben ser los días...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ASí fue mi dia de hoy.
    Como el mejor de los amaneceres y el peor de los despertares.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Pero mañana será otro día, vidita mía!

    Y aquí el dulce es usted :D

    ResponderEliminar
  7. migueeel, soy anto! tu blog es divino, me encanta todo, ya te lo habia dicho alguna vez =) un besoo! que estes bien..

    ResponderEliminar