lunes, 5 de abril de 2010

Café...

Que me quieras un poco cuando abras los ojos

cuando estés por reírte en medio de la avenida

cuando no te asusten los automóviles

el terrible sonido de las campanas del mediodía

todo es tan lindo

Que me veas en cada cosa que ves, en la calle, en los árboles

en el viento del otoño que amenaza con robarle el sombrero

a ese hombre que lee en la plaza

que se toca todos los bolsillos antes de agarrar los anteojos.

todo es tan delicioso

Que empieces inesperadamente a dibujar letras con la cuchara

y se te enfríe este café con poca azúcar entre las manos

y sin darte cuenta empiece a aparecer yo en la taza

y deje de estar sentado frente tuyo, porque me voy un poco

porque sin darte cuenta me llevas a otro episodio

en el que la taza fría significo un final espantoso

y le empecé a tener miedo a las tazas de café

a las cucharas que revuelven lerdo.

todo es diferente,

somos diferentes, vos, yo, las tazas

cambiaron mil cosas, somos tan viejos

nacimos los dos en el siglo pasado, en otro milenio

por eso a veces nos cuesta tanto agarrarle el ritmo

hay que buscarse bajo la alfombra

hay que hacer todo nuevo, colgar otros cuadros

con tu risa dibujada en el vapor del café

volverme otra vez esa mezcla de estudiante y viejo

de chico que juega a la escondida

para verme en esa taza

en las hojas secas, en el cartel que dice café

en esta esquina...

9 comentarios:

  1. ¿La foto es tuya, Migue? ¡Me encantó!
    Y nada, que siempre me desarmaas con tus textos. Son preciosos. Nunca sé qué comentarte.

    Mis mejores vibras desde México :)

    ResponderEliminar
  2. Ay ay ay... No sé quién es la destinataria de estas maravillas que escribís, pero es importante que sepa que es sumamente afortunada. Y vos también lo sos Mig.
    Precioso poema...
    Cariños!

    Pd.: ¿Cómo hacés para no fumar? Yo puedo estar hecha miércoles en la cama, que fumo igual... Envidiable lo suyo. Siga así, eso se llama voluntad.

    ResponderEliminar
  3. el mundo deja de ser abstracto cuando alguien encarna, aparece y se escenifica ante nosotros para volverse concreto de igual forma que el mundo que habitamos.

    ResponderEliminar
  4. Hmm, sí. Pero no tan lindo cuando es una la que los ve en cada rincón y hasta en la borra del café!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Mig muy talentoso lo suyo, pero pobre las tazas y pobre el café, me los has transformado en monstruos que espantan. Jajaja si mi blog era poco visitado ahora que le espera !

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. CAFÉ ♥
    De verdad, pero no una verdad verdadera, solo si usas tu imaginacion. (Lo bueno de la imaginacion es que si te arrepentis, ahi aparece ella nuevamente toda hermosa y pegada con cintex (?))

    ResponderEliminar
  7. A Posmópolis, sí. Elijo a mi Señor Posmópolis, Migue de mi corazón.

    Muá.

    ResponderEliminar
  8. Miguel! atento al correo! leyendote te ame!! pero no eres tu.. no soy yo.

    ResponderEliminar