martes, 30 de marzo de 2010

Sobre mi desierto...


Antes que nada hay que tener en cuenta otros factores, puede que parezca malicioso o premeditado, puede que parezca frío tal vez, pero no, nada de eso.

Sucede que en mi país crecieron muchas cosas. Acá adentro, puede verlo bien, este lugar se lleno de cosas que tal vez asusten o incomoden por eso, por eso estoy inventándonos un lugar diferente, un lugar donde no existan las praderas de otro tiempo, donde no exista nada de lo de antes, soy como esas historias viejas en las que la gente dormía en el suelo y se tapaba con cualquier cosa donde las personas tenían lámparas con olores rancios y todo era oscuro y tosían pestes terribles, por eso, no quiero ese lugar para encontrarla, porque hay promesas como raíces sin árboles que salen de la tierra, porque hay promesas como tardes infinitas de sol calcinante, porque está todo ocupado por el caos porque hay extensiones como campos santos, donde descanso yo mil veces muerto y no quiero.

Me aterra la sola idea de que le de pena o lástima o miedo, quiero encontrarla como cuando era chico y lo que no entendía tenia una explicación simple.

Quiero poder darle todo cuanto se me imagine y no dudar si está bien o mal, porque usted y yo estamos descubriendo el milagroso secreto.

Me aterra creer que hasta aquí llegamos, no quiero ni pensarlo, por las noches se me viene la idea a la cabeza y hace que me retuerza en la cama y no pueda cerrar los ojos, la razón es simple; no puedo encontrarla en mi país porque esta ocupado, porque las ventanas de todas las casas estallaron, porque no quiero que se encuentre aturdida por todo esto.

Pero vamos a inventarlo juntos, usted tiene mucho que ver en esta tarea, usted va a buscarme también y gritarme como la luz de un faro, como el canto encantado de las sirenas yo seguiré sus palabras, yo me voy a hundir en usted, en el infinito océano de sus ojos nocturnos, yo voy a nacer de usted, de todas esas cosas que piensa, de sus miedos, de sus ataques de ira, de sus momentos de nostalgia, voy a nacer de su llanto y de su risa. Porque necesitamos hacer todo nuevo, sin mapas, ni brújulas, sin escapularios.

Por eso cuando pregunta; cuando nos veremos, no le prometo nada, no prometo un día, no le vendo un; tal vez. Solo le digo que estoy así, naciendo un desierto iluminado por esos eclipses que tiene en el rostro, ese rostro que tapa el miedo, que calla los fusiles, que entierra la espadas, así es su rostro cuando la invento, cuando cierro los ojos, así somos en el desierto de este, mi país inventado.

Confiémonos al viento, ese viento frío de la noche que arrastra la arena de todos los relojes de todos aquellos que esperaron, tenemos nuestra arena bajando y en algún momento serán una gigantesca montaña y vera que se va a escapar de nuestro deseo, vera que después el viento hará lo suyo, por eso elijo quererla en el desierto.

Porque nada esta escrito, porque tenemos que inventar todo nuevo, hacerlo todo nuevo, bien, despacio, como la primera vez que vimos, que intentamos, que deseamos, sin pensar en la posibilidad negativa, sin pensar en nada, descubramos juntos las tormentas, el frío, la ira, la risa. Hagamos nuestras largas noches, nuestras serán las mañanas, que no existan el mundo y sus habitantes.

Será una tarde infinita, exigimos nosotros, los que somos sin saberlo, encontrarnos en ese preciso lugar encantado, maravilloso, lo exigen las alas, las pestañas y los parpados quemados. Los ojos, nuestros pies, también lo exigimos, todo el desierto lo exige, y antes que diga nada… ojala nos encontremos…


7 comentarios:

  1. Qué bonito debe sentir aquél posmopolita que quiero tanto al leerte y saber que te inspiraste en nuestro desierto cuando escribiste este hermosísimo texto, Migue querido.

    Ojalá ustedes también se encuentren en el desierto.

    Miles de besos.

    ResponderEliminar
  2. Que precioso, que propuesta más hermosa. "Porque necesitamos hacer todo nuevo, sin mapas, ni brújulas, sin escapularios." ay ay...
    Que nunca se termine esa magia, Mig, porque el soñar así, de esta forma, es lo más preciado que cualquier ser puede tener.
    Cariñso!

    ResponderEliminar
  3. "Confiémonos al viento..." Preciosa imagen.

    Cómo me gustaría entregarme al viento, así sin más.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. la re-invención de uno mismo. éste es el sentido del desierto. construir de cero y no desde el vacío. y sí, ahí cada noche encuentro a Siberia. Soy tan feliz. sigue contándonos cómo te va en tu desierto.

    bienvenido.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Y es que quizás sea cierto que cada nueva historia es un nuevo nacimiento, que pese a que no podemos dejar completamente atrás nuestro pasado…cada nueva persona que nos llega al alma es un nuevo renacer, un nuevo lugar por descubrir, nuevas sensaciones, nuevas emociones…es como una nueva vida dentro de nuestra vida, un nuevo trazo que dibujar y seguir dibujando…arriesgarnos, a ver que tal nos sale. A ver a dónde nos lleva el viento, a ver que pasos podemos dar en el desierto…

    ResponderEliminar