miércoles, 17 de marzo de 2010

Dejá-vu

Dejé partes de mi por todos lados, soy como el personaje de una triste novela, con tristes hazañas, a veces me siento parte del viento, o tan libre que me da vértigo la sensación de caminar entre cornisas de papel, entre llanuras desiertas. Me aterra la idea de no formar parte de nada y ser a la vez tan frágil.
Cada lugar que conozco tiene un pedazo de mi, lo llevo conmigo, Buenos Aires y el sonido de un bandoneón, las fabulas que crearon el monte norteño, el persistente viento de la patagonia o el grito de un tero que espanta las frías heladas del invierno en el campo, todo me afecta y se me encarna, como el mar y la primera de nuestras charlas. El mar se presento ante mi una fresca mañana de sol, vino con sonidos nuevos y nuevos olores y fue tan grande su manera de apoderarse de mi que me dejo callado y quieto, y no pude hacer nada, me fui transfigurando en mar, de a poco me convertí en mar desde los ojos con saladas lagrimas…


Afortunadamente nadie lo notó...

11 comentarios:

  1. "Cada lugar que conozco tiene un pedazo de mi, lo llevo conmigo, Buenos Aires y el sonido de un bandoneón, las fabulas que crearon el monte norteño, el persistente viento de la patagonia o el grito de un tero que espanta las frías heladas del invierno en el campo, todo me afecta y se me encarna, como el mar y la primera de nuestras charlas."

    Ya dije, eso es GENIAL.

    ResponderEliminar
  2. Que guapo texto. Me siento identificada con algunas cosas... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Nuevamente, genial =D
    "Me aterra la idea de no formar parte de nada y ser a la vez tan frágil" Me senti identificada, nose, me hizo sonreir ^^

    Siempre tuve cierto apego por el mar. Me fascina, me atrae el poder que puede llegar a tener, la presencia :)

    Besos, Mig ^^
    Ah, y si me cuentan que pasa cuando dejas todos los cigarrillos, te paso el dato ^^

    ResponderEliminar
  4. =) entonces no fuiste culpable de nada.

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo Mig, todos somos parte de todo y somos nada y somos mucho y nos mecemos en ese vaivén de no apego. Me encantó esta entrada, me encantó que seas mar, ya lo decía Bécquer ("las lágrimas son agua y van al mar..."). Puede ser doloroso, pero a la vez, un gran orgullo.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  6. Es así. NOs vamos deshaciendo en cada sitio donde hemos estado.

    Me gustó mucho.

    Voy a escuchar la canción que me decís...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. el amor: esa lúcida forma de verlo todo distinto.

    ResponderEliminar
  8. Ay, mi Migue adorado. Últimamente me encantan tus fotos.

    ¡Muá!

    ResponderEliminar
  9. totalmente creó que somos un poco parte de los lugares donde habitamos, y los lugares son porque somos parte...
    exelente...me encanto este poema
    besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Espero que nos veamos pronto, Migue! Este fin de semana ya no te encontré :(

    Muá.

    ResponderEliminar
  11. Entiendo esas lágrimas porque conozco la sensación hermosa y a la vez desgarradora de sentirnos espectadores de la inmensidad del mundo que nos rodea, generalmente son momentos que tienen lugar a solas, cuando estamos completamente rodeados de la naturaleza...y cuando la intensidad del momento es tal como para estremecernos hasta las lágrimas, esos momentos se convierten en huellas que no olvidaremos jamás. Eso Migue, ese momento de incertidumbre frente al mar...es una prueba de que estás vivo, de que vivís y te dejas llevar.

    ResponderEliminar