jueves, 25 de febrero de 2010

Sobre el tiempo

El humo de otro cigarrillo que se consume, un mate ya lavado y el disco de Edith Piaff que vuelve a empezar y las horas, siempre tan igual las horas, los que cambian somos nosotros, el tiempo siempre es igual, una hora dura siempre una hora, no dura hora y media u hora y cuarto, el tiempo nunca cambia.

A veces los recuerdos duelen, las resacas se estiran un poco más del mediodía y de aquel muchacho confiado de encontrar esa fuente de juventud eterna escondida en una selva de América, solo quedan algunos miedos y unos fantasmas que mutaron en realidades más espantosas, más crueles.

La vida avanza como la arena de los relojes sin pedir permiso, grano tras grano caen al precipicio del pasado y uno va envejeciendo sin pedirlo, y recordando con una sonrisa, pero también envidiando a aquel niño que guardaba dientes bajo la almohada y encontraba grandes tesoros en la mañana.

La vida avanza y a veces nos encontramos acorralados en la cama llorando como náufragos en una odisea, como un soldado en primera línea de fuego sin balas, como el hombre asustado que somos. Porque el mundo se nos cae a pedazos sobre la cabeza, porque aquel muchacho sin horarios, sin miedos, con toda la vida por delante que fuimos, hoy es una foto en la mesita de luz de los viejos, con una mochila emprendiendo la primera de sus vacaciones solo, rumbo a lo desconocido, queriendo ser (sin saberlo) esa cosa que se arrincona en la cama y no tiene fuerzas ni para hacerse una tasa de té o de café, queriendo ser mayor.

Y así andamos y el tiempo pasa, y día tras día nos repetimos que todo tiempo pasado fue mejor, y la felicidad hoy solo es la canción de una vieja película que cada tanto encontramos en un canal de cable y nos preguntamos ahora si el tipo de sombrero estará ya muerto, si la niña esa se volvió a divorciar de otro de sus maridos, si la muchacha con la que la vimos por primera vez esa película cuando el mundo todavía tenia cosas desconocidas, cosas por descubrir, pensara lo mismo que uno cuando la ve.
La vida avanza a pasos agigantados y nos olvidamos de caminar por esta línea de tiempo que se dibuja bajo nuestros pies con cada pisada, y de repente, mientras Edith Piaff canta por tercera vez;

“Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien”

Una estampida de sangre nos devuelve una nueva bocanada de aire, la necesaria… la que estábamos esperando, y el muchacho ese de la foto nos invita viajar de nuevo con el a aquellas montañas que parecían tan lejanas, tan nuevas ahora sin adultos alrededor, tan nuestras como el mundo, el mundo es nuestro de nuevo y el tiempo un amigo que camina con nosotros y nos invita subirnos a sus hombros para viajar despacio, oler el perfume de los paisajes y mojarnos con el agua de aquella fuente de vida eterna escondida y por un rato entendemos que el tiempo pasa y que fuimos felices en el pasado, pero esto no significa que tenemos que resignarnos a perder la felicidad en el tiempo, esto no significa que hay que perder la capacidad de sorprenderse, de deslumbrarse, de mojarse la cara y las manos y los pies con esa agua de vida eterna.
El tiempo avanza… depende de nosotros recordar que vivir siempre implica algo, que vivir es caminar junto al tiempo….

4 comentarios:

  1. "Disparo contra el sol
    con la fuerza del ocaso
    Mi ametralladora
    está llena de magia.
    Pero soy solo un hombre más.
    Cansado de correr
    en la dirección contraria,
    sin podio de llegada
    y mi amor me corta la cara,
    porque soy sólo un hombre más. "

    El teimpo, el tiempo, que odioso que es, detestable..
    El primer párrafo (sacado a Piaff, que me atre eh, pero debo reconocer que jamás me hace compañía, no nos entendemos bien, el idioma, claro) podría haber sido yo. Quizás yo en este mismo momento, pero con Piero silbándome al oído. Ah! Y en una horrenda oficina.
    Vivir es caminar junto al tiempo. Disiento. Yo no quiero caminar con él, ¡¡¡quiero seguir haciéndole la contra!!! Ya sé, ya sé Mig, no se puede... En algún momento me voy a tener que adaptar a la arena, a las agujas y al tic tac. Por más resistencia que le ponga.
    Me encantó la entrada, como siempre, tus letras crean ese microclima tan lindo... (sigo esperando lo de la lluvia eh...).

    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. La vida avanza a pasos demasiado agigantados y estoy en esa época donde no quiero reconocerlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. MIGUE! "el tiempo avanza...depende de nosotros recordar que vivir siempre implica algo, que vivir es caminar junto al tiempo..."
    ES LO MAS LINDO QUE LEI EN ESTOS ULTIMOS AÑOS!!!

    SOS INCREIBLE !

    AH!! OJO CON LOS MIGUELITOSSSSSSSSSSS !!!!!

    BESOS HERMANITOOOOOOOOOO

    ResponderEliminar
  4. antes de la hora... no es la hora
    después de la hora... no es la hora
    la hora es la hora... dice mi abuela...
    me gusto mucho.... y rescato la última frase como un himno a la vida... salud!!
    besos

    ResponderEliminar