lunes, 22 de febrero de 2010

Ser sapo

En el caso de que todo sea cierto,
ojala te entre la duda y dudes tanto hasta besarme
para esperar que me vuelva príncipe y deje de ser sapo
en lugar de gritar del espanto por mi nariz
y mis uñas y mis rodillas te quedes paciente esperando
besándome la boca y las manos
Ojala me cambien la nariz y las rodillas
y los brazos para que pienses que es tu milagro,
que soy tu milagro y te sientas responsable,
después de todo el amor es una responsabilidad
Yo me quedaría callado por las dudas,
no diría nada porque se puede romper el encanto,
porque además de sapo soy torpe,
y soy hombre
y soy como un bebe grande que se encapricha
y protesta y hasta a veces lloro de la angustia a gritos
y tengo cara de cárcel,
de cementerio
Y a lo mejor soy malo y no me aguanto ser sapo,
me vuelvo cursi y despistado
y lo unico que quiero es dejar de ser este bicho.
Por eso tomo otras costumbres,
como escuchar jazz y escribir con una maquina Olivetti
que hace ruido a hojas rotas cuando estampa cada letra,
dejo de usar el cenicero tirando las cenizas en el suelo
y escribo cartas para no escribir algo importante,
para no ser importante
No quiero ser importante todavía,
quiero que te entre la duda
y por ahí me beses esperando
que deje de ser solo sapo

8 comentarios:

  1. Los príncipes son aburridos, Mig, son maniquíes que hacen, dicen y sienten siempre lo mismo. Los príncipes no valen un céntimo de lo que vale un sapo en su más pimitivo estado.
    No por nada, la mayoría de las damas le tiene miedo a los mismos, cuando de repente se cruzan por un jardín a los saltos. El ser humano tiende a temerle a lo imperfecto en su afan de evitar la certeza de que la perfección no existe. Entonces busca ese prototipo como utopía y deja de lado la maravilla de lo incompleto y de lo poco llamativo, que es, en definitiva, lo más intenso que nos puede pasar en la vida.
    Me enterneció mucho este poema, Mig, te sentí jugando a la adolescencia y, porqué no, en algún verso a la niñez. En este instante imagino dos pequeños de 7 u 8 años sentados en el cordón del a vereda tomados tímidamente de la mano. Que imagen llena de regocijo...

    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. "Por eso tomo otras costumbres,
    como escuchar jazz y escribir con una maquina Olivetti
    que hace ruido a hojas rotas cuando estampa cada letra."

    Maravillosos versos.

    ResponderEliminar
  3. me encantaria leer esas cartas escrita a maquina olivetti... y talvez no seas principe sino un exelente poeta...
    me gusto mucho
    saludos...

    ResponderEliminar
  4. Es un sueño bonito pensar en que alguna vez encontremos al sapo correcto y que con un beso se vuelva ese principe con el que soñamos ser felices...
    "Ojala me cambien la nariz y las rodillas y los brazos para que pienses que es tu milagro,que soy tu milagro y te sientas responsable..."
    Como te digo siempre ¡Sos fascinante! en este caso Un sapo fascinante jejeje.... ¡Ya llegará tu Princesa! La cual con esta manera que tenes de escribir, caera en un hechizo de inmediato :D Cuidate mucho...

    ResponderEliminar
  5. Vale más sapo en mano que tanto príncipe volando...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Yo no me quiero morir sin haber recibido ua carta tuya escrita en esa Olivetti, amadísimo Miguel. Me llenaría de ilusión el corazón.

    ¿Crees que estoy pidiendo mucho?

    ResponderEliminar
  7. Me encanta, por un momento me recordaste a Cortázar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Cómo disfruto leyéndote Migue. Realmente escribís hermoso y no me canso de decírtelo. Quisiera ser una mariposa para entrar por tu ventana y espiarte mientras escribís con la Olivetti, y después volver a transformarme en Valeria para tirar juntos cenizas al piso, escribir cartas sin destino confirmado y escuchar Miles Davis mientras hablamos de nuestros sueños...

    ResponderEliminar