viernes, 19 de febrero de 2010

Muertes

Muertos de pena, de espanto
muertos de ganas, de amor, de llanto
de grandes batallas en alguna guerra
de inútiles batallas
muertos de muertes injustas
muertos sin ganas
infames, valientes
queriendo respirar una ultima bocanada de aire
de jubilosa vida
queriendo que el tiempo no termine
que el reloj de arena no se rompa
que nunca se quiebren los cristales
muertos que cayeron hace tiempo al vació
que les cosieron la boca, y les ataron las manos
y les mataron los sueños
y se quedaron esperando
se murieron esperando
así somos, y así andamos
con un cementerio dentro
creo que todos somos como un cementerio a veces,
llenos de nosotros mismos muertos por dentro,
muertos que reviven ante el mínimo ritual cotidiano.

9 comentarios:

  1. Muertes de muertos que no murieron por morir sino por los muertos en vida que llevan la guadaña de la muerte bajo el brazo.
    Es una maravilla esto Mig. Un tema tan delicado tratado tan poéticamente. Será por cuestiones ideológicas que en los primeros que pensé fueron en los muertos de las dictaduras y de malvinas. Quizás vos también, no lo sé, sólo lo supongo. Pero es muy amplio, y es maravilloso.
    Te felicito, cada vez me sorprendés un poco más.
    Cariños!!

    Pd.: No podría ser un buen poeta si no cargara con su dosis necesaria de locura, Sr.

    ResponderEliminar
  2. La muerte después de todo, no es más que una gran farsante dijo alguna vez un poeta...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Justo antier vi un documental que narraba las experiencias de chilenos en el golpe de Estado del 73 y los años posteriores con la dictadura de Pinochet.
    Un señor dijo algo así como que, cuando nos aferramos a la negación del olvido, nuestra vida se convierte en un cementerio donde pasean todos nuestros fantasmas por los siglos de los siglos.
    Es hora de que no puedo dejar de pensar en todo lo que vi en esa película.


    Un abrazo, Migue adorado.

    ResponderEliminar
  4. "Así somos, y así andamos
    con un cementerio dentro".

    Increible lo que esto expresa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. un poco de todo.. y como dice gepe, no te mueras tanto

    ResponderEliminar
  6. muertos textuales. pero vos podrías resucitar a nuestros muertos textuales, caídos en las mil y un batallas de posmópolis.

    ResponderEliminar
  7. Muertos en vida, así nos sentimos a veces.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo creo que los relojes ayudan mucho a llevar un muerto adentro...nos hacen correr todo el día de acá para allá y les quitan la magia a los pequeños momentos en que todo se detiene y los instantes pasan a la eternidad...¡ojala siempre se pudiera vivir sin horarios, sin el tiempo!

    ResponderEliminar