sábado, 9 de enero de 2010

Tus manos


Quiero tus manos
quiero tus manos por nobles
la quiero con fuerza, con miedo.
quiero tus manos y el dulce tacto
dame otra vez el milagro de tus manos.
yo las quiero porque me gustan
porque no son como mi nariz o el pasto
tus manos son como tus manos
como las dulces notas de tu piano.
quiero tus manos cuando son parte del piano
porque tiene fuerza desenredándote el pelo
porque refriegan tus ojos desvelados llenos de llanto
entonces así quiero tu pelo
y tus mañanas refregándote el sueño.
además quiero ese torrente interno de la sangre
que te nace inquieto en el pecho
será que me gustas entera
y tus manos te resumen, te sinceran .
yo las imagino escondidas en invierno
muertas de frío.
quiero tus manos en las mías
y allá afuera todo el mundo
como si esto fuese poco, las quiero en alto
porque tus manos hablan con el viento
o dan vuelta las paginas de los libros que no leo
y se calman fácil tus manos
las prolijas yemas de tus dedos
diferentes a todas son las yemas de tus dedos.
las quiero tal vez porque te pertenecen
no como un paraguas, o un peine, no
tus manos no se te olvidan
sos entera de tus manos.
yo se que digo tonteras
que no soy el indicado
pero es que soy parte del viento
y en un descuido flote entre tus manos

5 comentarios:

  1. ayyyy mig! si, estoy tratando de alejarme de ese dolor de a poco,lo estoy intentando..creo que tu post anterior tmb ayudo. Es hora de que sea yo la que abra los ojos!
    hermoso lo que escribiste! :)
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Miguel. Ya estoy de regreso, y qué gusto me da encontrar semejante texto. Es preciosísimo, de verdad.

    Le di tu mensaje al mar. Habrá que esperar su respuesta.

    Un muy fuerte abrazo, my dear.

    ResponderEliminar
  3. Es simplemete hermoso lo que escibis.. no quiero comentar, como simpre te digo, porque siento que arruino, o no alcanzo a expresar bien lo que se siente al leer algo tan lindo.. simplemente ese suspiro..
    besoss!!

    ResponderEliminar
  4. Un par de manos dibujando acordes en un piano puede enamorarnos por completo...¡soy tan vulnerable al sonido de esas teclas!

    ResponderEliminar