martes, 5 de enero de 2010

Ultima carta


Me veo en la obligación de despedirme. Tarde pero seguro me despido, es esencial que lo haga porque no lo hice hasta hoy, porque si dejo pasar los días iré olvidando de a poco lo que me quedo por decirle, por sentirle, por hacerle entender que este ser que usted dejo tirado en la calle como un papel de caramelo se fue con el viento, se fue mojado, arrastrado por los días, quemado por el sol, por las tibias noches de noviembre y diciembre.
Será imposible pasar por alto algunas cosas que dolieron tanto en otro momento y hoy son simples marquitas en un almanaque que gracias a dios se ira perdiendo en el olvido, no se si usted recuerda quien soy, o quien fui, este hombre (como dije muchas veces) claro y confundido que alguna vez la tomo de la mano bajo un puente de la autopista de noche, este hombre que se ríe poco, que disfruta del viento frío, de los matices inesperados de la vida… déjeme que le hable de la vida, sabe usted algo de la vida?
Me pregunto si sabe subirse a los micros sin que nadie la espere, sin que nadie vele por su seguridad, sabe usted hablar con extraños?
Jugar a los héroes con tipos que llevan armas en la cintura?, sabe usted gritar cuando tiene razón (si es que alguna vez tubo razón)
Sabe usted hacer algo por si sola?
Yo si, por eso puedo ahora hablarle de este modo. Por suerte me criaron de otra forma, otro tipo de gente, por suerte me dejaron tirado como un papelito muchas veces antes y de maneras diferentes.
Tengo aún mis miedos, tengo mis fantasmas, mi sinrazón de la tristeza en los ojos, tengo todavía muchas cosas mías, esas que son solo mías, mis tonterías, mi desorden en los bolsillos, mi nariz sigue igual y el olor a tabaco pero también así soy diferente porque hay algo que usted no entiende y es que todos cambiamos, todos nos mudamos, todos los días se pierde una cantidad necesaria de piel por el mundo y esta misma piel es respirada por mucha gente… sabia usted esto?
Por eso me despido para bien, porque aquella noche usted dijo algo terrible, mientras yo le decía que la quería como a nada, que no sabia ser feliz sin usted, que no quería respirar aire que no traiga su piel, que no quería despertar lejos suyo, usted me decía que tenia que seguir buscando… y en aquel momento dolió, era cierto pero dolió, por eso ahora lo digo yo en un momento diferente, HAY QUE SEGUIR BUSCANDO. Y buscar no significa encontrar, buscar es otra cosa, buscar es ir mutando todos los días y dejando las cosas pasajeras para quedarse con las cosas esenciales.
Por eso le pido por favor que siga con sus cosas, yo ya no quiero formar parte de sus cosas, yo quiero vivir, dudar, gastar dinero, despertarme en hoteles, despertarme borracho, con dolor de cabeza, y también desvelarme y no hacerle caso al despertador, a las noticias, al pronostico del tiempo, yo ando sin paraguas porque la lluvia es hermosa y mas todavía si te moja la cabeza, yo no se patinar ni tocar la guitarra, así que búsquese uno que sirva para estas cosas, patine y quédese en la casa de sus padres, viva con ellos hasta que tenga 80 años o hasta que tenga una buena obra social, un prospero porvenir, quédese en el porvenir y olvide el presente, en el presente vivimos personas mas lindas, lloramos, tenemos unos altibajos terribles y somos locos, todos locos pero felices, porque hay un secreto y se lo voy a decir… la felicidad esta en caer bien abajo y salir como nada sin saber porque. Y se lo digo porque usted no es feliz, nunca lo fue, usted es precavida y los precavidos miden todo y la felicidad no se puede medir, los precavidos se mueren de miedo, se matan de fatiga, no descansan, no se detiene a ver la belleza de las cosas
Como ya le dije patine hasta que los huesos no le den mas, siga en esas charlas con su psicólogo, ese amigo mezquino que se encuentra en los diarios y tan caro nos sale.
No quiero saber mas nada de usted, yo me quedo charlando en un bar con un hombre viejo que lloraba por mujeres antes de que yo nazca, con un hombre que la sabe y al final es mejor, no lo educo una facultad, no siguió una carrera, estuvo ocupado viviendo.
Me voy a pescar, a mojarme los pies y no llevo repelente contra insectos, porque no les tengo miedo, porque pican pero después pasa
Yo me voy a buscar mi princesa, que por suerte no es usted como alguna vez pensé y en este momento no tengo ni idea de quien será, pero se que en algún lugar una chica linda mira una flor o ve el reflejo del sol a través de las hojas de un árbol y sueña, eso algo que usted no entiende, los sueños no son ganar un mundial, tener un departamento, un auto, un sueño es lo único que quise o pude darle pero ya ve, a usted no le sirvió
Ahora yo me voy… usted haga lo suyo,
hasta siempre

9 comentarios:

  1. Esta es la tercera de una serie de cartas, como bien dice es la ultima también que fue escrita hace unos días y no quería que se pierda en el complejo desorden de mi disco rígido.
    Si bien la mayor parte de las cosas que tengo en este blog son cosas reales, cosas que salen de adentro, muchas también son inventos o imaginaciones, mucho es meterme en la piel de otras personas, amigos, familia… pero estas tres cartas son lo mas real de lo que tengo de este ultimo tiempo y si ella las lee o no solo dios sabe.
    Y que Pessoa me disculpe porque el dice que las cartas de amor son idiotas y desnudan idiotamente a quienes las escriben, da igual, por suerte dejo de doler

    ResponderEliminar
  2. Y que más lindo que desnudar los sentimientos de quien escribe? A mí me llenó de comosión, me pareció preciosa, encontré tantas cosas tan lindas, tan reales, esa suerte de resentimiento, de ingenuidad ajena. Me encantó, realmentre, aunque en el fondo me duela que esto haya sido tan real para vos.
    Por cierto, no hay nada tan sensual para una mujer como que la traten de usted, ja ja.
    Cariños!!

    ResponderEliminar
  3. Adieu...

    Qué hermosa manera de despedirse. Ojalá hubiera tenido una despedida así.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. época de mutar..que bueno mig!

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con la primera mitad de la carta. Me gusta mucho el desarrollo, pero toda la mitad al final me huele a despecho más que a despedida. Creo que uno nunca debe cerrarle las puertas a nadie, no se sabe de las vueltas que da la vida.

    Sin embargo en cuanto a imágenes, tu texto es muy rico.

    Saludo, espero no molestar con mi comentario.

    ResponderEliminar
  6. Quien no ha escrito una carta verdad?, quien no se ha sentido alguna vez con la urgente necesidad de volcar en letras tanto todo contenido...
    Aunque a veces también, sea necesario decir adios con ellas; quizas duela menos ... No?
    Muy lindo espacio, felicidades!

    ResponderEliminar
  7. Me encantó Migue, cuesta muchísimo a veces decir adiós...pero se vuelve tan necesario cuando estirar la pena se hace cada vez más doloroso. Porque a veces necesitamos abrir los ojos para constatar que aquella persona que estamos intentando dejar atrás... quizás ya nos dejó atrás hace tiempo...entonces es el momento de que nosotros dejemos atrás todo los deseos y anhelos que construimos en su ausencia que intentamos convertir en presencia, pero que nuncá dejo de ser un vacío...

    ResponderEliminar
  8. Solo abrí tus manos y verás como se la lleva el viento...
    Soy nueva en esto del blog, la verdad es que me gusta mucho tu espacio, muy lindos escritos y muy buenas imagenes, me parece muy completo...
    Es lindo tambien compartir con vos los gustos, tanto de la escritura como de los escritores e imagenes... te felicito!!!! besos

    ResponderEliminar
  9. leo y leo, haces que mi mente viaje al pasado...Me fascinó esta última carta...

    ResponderEliminar