sábado, 2 de enero de 2010

El otro

Yo soy el otro,
el que te mira, detrás de todos los rostros te busca y te mira
que bueno verte entre todas las gentes
yo estoy detrás de toda esa gente
atrás del que te besa
sueño despierto que soy yo quien te besa
y que caigo en tus labios y tus brazos mientras todos bailan
mientras la madrugada pasa
y me lleno los ojos de estupor, de ojala no sea cierto
de ojala seria yo
pero no puedo hacer mas, no se como
las venas de los brazos se me hinchan, se entrecruzan
se deforman, sin razón alguna
y te miro, yo, el otro, detrás de toda la gente te miro
y me trago las palabras y te sueño entre mis brazos
desesperado te miro y me quedo en la desesperación
en la inútil tarea de querer que se pueda
y cruzo los dedos en los bolsillos y me repito que ojala que no
que ojala me empiece a jugar en contra la vista
y no seas vos en esos brazos, buscando esos besos
que no sean tus ojos mirando esos otros que no son los míos
yo soy el otro, que nunca has de mirar
que ojala que llueva y si llueve
y ahora ojala no seas vos, pero seguís siendo
y que lindo verte y perderte y volverte a ver
que lindo regalo de la madrugada que te tenga que buscar
que bueno que me muera de ganas de verte
que bueno ser el otro, el que molesta
el que quien lo llama, quien lo quiere, quien lo trajo?
como una enredadera me trepo, donde nadie me llama me trepo
no se hacer mas, no sirvo
y así me voy rezándote, y me duermo soñando que no
que nunca mas seré el otro

3 comentarios:

  1. A-PLAU-SOS!!!

    (sin palabras,obvio)

    ResponderEliminar
  2. Dulce, muy dulce. La otredad explícita en la individualidad, más que en la globalidad. Dificil, me imagino. O no.
    Precioso poema Mig.
    Muchos cariños!

    ResponderEliminar