miércoles, 9 de diciembre de 2009

Sobre las ideas

Estaba yo esa tarde contando baldosas con los ojos y tratando mal a la calle con cascotazos pateados, la calle tenía una brisa ligera, era como que ni se notaba, se mezclaba entre las muchas gentes que caminaban a ningún lado
Ahí estaba yo pateando cascotitos y contando baldosas. Y preguntándome alguna tontería sobre quien sabe que cosa.
No tenia papelitos en los bolsillos, siempre llevo papelitos en los bolsillos por si me cruzo por el camino con alguna idea y se le vienen ganas de seguirme, las ideas siempre me siguen, no se porque me elijen... yo les pregunto porque me elijen y no contestan, solo me siguen, son como los perros esos que nadie sabe de donde viene y a donde van pero te siguen los pasos unas cuadras moviendo la cola y oliéndole el lomo a la vereda. Les explico que no hace falta pero insisten en seguirme.
Esa tarde una de las ideas me sonrió, me miro a los ojos y me sonrió, yo estaba sorprendido de que una de las ideas me sonría, mire a la gente de la calle para que me expliquen que pasaba, estaba desorientado.
La idea no decía nada me miraba y se reía de mi que no tenia papelitos en los bolsillos. Creo que movió la cola y es que era una idea medio perra y se pego la vuelta sobre sus huellas entre el tumulto, tuve ganas de correrla pero era inútil, no tenia papelitos y lápiz para escribirla
Hay ideas de todo tipo, ideas locas, alegres y tristes. Algunas saltan y se te meten en los bolsillos y es imposible sacarlas y después están las que vienen solas de noche y se te meten en la almohada y no te dejan dormir, igualmente las más frágiles y necesarias son las que se te cruzan por la calle como esta idea perra que me dejo necesitándola
De ahí que invito a todo el mundo llevar lápiz y papelitos en los bolsillos por si ven a esa idea, si la ven mándenle mis cordiales saludos

5 comentarios:

  1. ¿volvió la idea?

    recuerdo una ocasión en la que llegó una idea. era sobre un personaje de posmópolis: rakel bi gorra. llegó la idea y empecé a escribir en la computadora. sin embargo se fue la luz y no guardé el documento. no pude recuperarlo. inicié de nuevo y la idea no fue la misma. aunque ahora entiendo que, el hecho de que se haya ido la luz, es un factor que incide directamente en la personalidad del personaje.

    abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que buena idea la de llevar papelitos.
    Te doy mi palabra de que si la veo por el sur la abrazo y te la mando con alguna brisa fresca hacia allá.
    Eso sí, quizás le robe un pedacito para que me sirva de inspiración, te la mando con un 3% menos, te parece?
    Muchos cariños!

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto.

    Me ha pasado de encontrarme con una idea y no tener donde guardarla, así que la repetía mentalmente como un rezo hasta dar con el papel salvador.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo, por cualquier cosa, cada que una idea se cruza en mi camino (hasta la más perra) trato de guardarla de la manera que mis recursos me lo permitan. Algunas veces las escribo, otras me las memorizo. Y así por los siglos de los siglos.

    ¡Muá, Migue querido!

    ResponderEliminar
  5. Y ahora me acuerdo de aquella vez que un señor taxista me miró raro-muy raro- cuando empecé a escribir en el viaje..no estaba haciendo nada malo,no? era una idea que se me había cruzado, no podía dejarla escapar!
    Un beso!

    ResponderEliminar