sábado, 19 de diciembre de 2009

Siesta y lluvia



Tenia ganas de decirte algo,
no se de donde nace esa necesidad,
supongo que será la lluvia,
ese lindo regalo de la siesta que oscurecía las terrazas de las casas,
con el reflejo plateado de las nubes
y regaba los techos de los autos y los pastos de las casas viejas en el barrio,
un hombre en tanto miraba el agua como caía por las canaletas
y buscaba algo en los dinteles de las puertas
y que lindo regalo la lluvia.
Y no se, me dieron ganas de decirte algo,
mientras miraba al hombre que parado tomaba su mate
y le tiraba la yerba a una maseta vieja,
de verte tal vez reír y ese brillo de tus ojos tiernos
Se que no existe un lazo que nos una,
una cuestión que me lleve hasta tu puerta
y me imagino como seria llegar hasta tu puerta
mojado por esta hermosa lluvia que me cae del cielo
y me hace pensarte, colgado,
colgado de los cables anda un pedacito de viento
que remonta algo invisible y lo miro,
como los perros que esperan que pare el agua,
asi lo miro y le busco el olor al aire,
olor a tierra mojada a campo recién amanecido,
nostálgico pero lindo.
Así es a veces la siesta de diciembre,
yo nunca escribo, o sueño, o miro los cables en diciembre,
casi siempre estoy esperando que venga el año nuevo
y limpie las cosas malas del viejo,
pero acá me tenes,
pensándote en diciembre
revisando recuerdos, fotos viejas, amigos, familia
cosas de todos los días…
ya vas sabiendo de a poco que me gustan las cosas de todos los días
que me pierden las cosas complejas
que lo simple es mas bello, siempre es mas bello
porque viene de la nada, y se hace todo
como la lluvia esta, de la siesta, que de a poco se hace calles húmedas
y olor a tierra mojada, autos brillantes y gente que camina rápido
y ganas, que ganas de verte en esta lluvia de la siesta
.

11 comentarios:

  1. Me encanta la lluvia, simpre me gusto caminar bajo de ella, en cierto modo para ahogar mis penas.. o morir de alegria cuando lo hacia en bici con mis amigas.
    Es una fuente unica y 'narural' por asi decirlo que nos embriaga los sentidos, nos llena el alma de ese aire, y muy bien dicho, como al cesped recien mojado, o la tierra, o ese amanecer, campos dorados soñaba dolores en la malasangre, tu rostro recien mojado soñaba mi mente es esta siesta de lluvia..

    ResponderEliminar
  2. Espectacular tu poema Mig. Lo llenaste de imágenes que galopaban por mi mente como una película por primera vez vista.
    Diciembre, calor y sus lluvias, mes nostálgico si lo hay, triste, agobiante diciembre. Más aún si son las tres de la tarde y el reloj dejó de funcionar.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  3. a medida que leia me lo imaginaba todo, al hombre, al perro, a la yerba, a vos, a ella..

    lluvia y transmisión...más que recuerdos mojados de diciembre.

    besos!

    ResponderEliminar
  4. "...las noches de lluvia nos confirman
    que la vida, posiblemente hermosa,
    no siempre es un asunto disponible
    y que a veces resulta incluso mucha,
    temible como ahora,
    mientras que tengo miedo de besarte al azar."

    La lluvia siempre me recuerda ese poema.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Amigo, llevaba ya demasiado tiempo sin pasar por tu espacio. prometo próposito de enmienda.
    Siempre es un placer pasar por aquí, y encontrar una realidad diferente.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  6. Lluvia de siesta,
    Lluvia de nuestros diciembres.

    Qué lluviosos nuestros blogs.

    ResponderEliminar
  7. aun y con la lluvia leve, repleta de agua las calles. aun y con la siesta breve repleta sueños para seguir viviendo.

    ResponderEliminar
  8. AMO tu manera de escribir, cariñito. Lo sabes. Pero nunca está de más decírtelo, creo yo.

    Muchos besos, my love.

    ResponderEliminar
  9. En cuanto a lo que me escribiste sobre Buenos Aires debo decirte que me emocionaste mucho, que me encantaron tus palabras, que comparto tus pensamientos y emociones...Buenos Aires es nostalgia, y por eso se llevó tan bien conmigo. San Telmo y las artesanias, y los extranjeros, el simpático fotógrafo colombiano y el otro colombiano que me persiguió hasta sacarme mi número de teléfono, los extranjeros, caminar por las calles y escuchar diferentes idiomas, la arquitectura añeja, los matices europeos...el tango en cada una de las calles, la Avenida de Mayo, el Ché...
    Buenos Aires fue felicidad, ¡y qué ganas de volver a tomar un café por esas calles!

    ResponderEliminar
  10. Y ahora que acabo de leer tu entrada, debo confesarte que nada podría añadirle, que estoy enamorada de tu prosa y que adoro regalarme estos momentos en los cuáles me siento con tranquilidad a saborear tus palabras llenándome de diversas emociones que me dejan todo el día...pensando.

    ResponderEliminar