jueves, 19 de noviembre de 2009



Nos quedamos un rato conversando sobre los picaportes de las puertas
y los palos que sostienen los cables
Me confeso, así entre amigos las ventajas y las tristezas de vivir en la calle
de comer basura, de mojarse de noche cuando llueve.
Que siempre conviene estar cerca de una iglesia,
con esto del cura y del capellán
Después agrego que las iglesias están cerca de escuelas
y mas triste me contó de la soledad
de que nadie te rasque la cabeza
que a veces hace falta
Se quejo un poco de lamerse solo las heridas
de ladrar a la luna
de estar tan solo

los locos hablan con los perros -loco yo?
Le confesé que tal vez yo estaba tan solo como el
Que también ladro a la luna
que también se que es triste lamerse solo las heridas

10 comentarios:

  1. Soy tan pero tan despistada que no había notado la foto y creí que hablabas de/con una persona.
    Claro, llegando al final caí, así que tuve que leerlo de nuevo para modificar mi percepción.
    Dicho esto, ahora sí Mig: Muy bueno!!! Y la verdad que ese toque de locura queda bárbaro.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Siempre le he tenido mucho respeto a los perros callejeros. Se me hacen tan valientes, tan fuertes.
    Y bueno, cariño, hoy estoy más que decepcionada y sé lo que tengo que hacer: no lamerme las heridas y, más bien, presurmirlas con orgullo. Pero cuesta. Eso que ni qué.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. tenemos algo o mucho de perros y ahi es cuando somos más humanos

    ResponderEliminar
  4. cómo serán los corazones en posmópolis?

    ojalá que nunca se detengan, que la pausa eterna no sea parte de su lenguaje. que siempre tengan música. a ver qué ritmo nos toca en este inicio de fin de semana, pero q sea uno con muchos relieves, desajustes, pausas necesarias, planos justos, aceleramientos que nos alejen del mar de amores.

    ResponderEliminar
  5. Ya lo dije una vez... el que esté libre de ladridos que tire el primer bocado...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Diogenes el filosofo griego era llamado el cinico por sus detractores pero el sentia orgullo de ser comparado con los perros callejeros en lugar de academicos ,filosofos y autoridades de la época.
    Admito aveces sentirme Diogenes...

    Muy bueno este lugar ,volvere a visitarte.

    Saludos desde Montevideo.Luis

    PD:te invito a visitar mi guarida(si queres ,claro)www.usaelreflejo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Entonces yo soy una loca, porque me encanta hablar con los perros!

    A veces tenemos que dejar nuestras heridas respirar, dejar de lamerlas, de taparlas con una tirita. Y lo más importante, darles tiempo para que se curen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. "Perro convaleciente que lame sus heridas..."

    ¿Quién no lo es?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué es la mirada?- esa distancia de unos ojos a otros. ¿Qué se produce en ese momento para que seamos capaces de llegar a la esencia?. Rafael Serrano lo consiguió y ahora lo haces tú. La magia se encuentra en ese momento, puedes ver un perro, una vaca o un vagabundo. O puedes entrar en el túnel que nos acerca al alma del otro. La mirada nexo de emociones.

    ResponderEliminar
  10. Por eso en las paradas de colectivos a los perros con cinta roja les rasco la cabeza :)

    y empezás a flashear con los lugares que pudo visitar... que la soledad te lleva a vagabundear por muchos espacios buscando ese no se qué que hace falta...

    Saludos mig!!!
    Gracias por el comentario ;)
    Beso!!!

    ResponderEliminar