martes, 24 de noviembre de 2009

De noche


Éramos varios los sentimientos esa noche, teníamos la necesidad de confesarnos o comunicarnos
Estábamos yo, mi ángel y mi demonio tirados boca arriba viendo las estrellas de aquella noche,
larga noche de calor, humedad y tabaco.
Algo dentro mío decía cosas que no podíamos descifrar,
hablaba en códigos extraños.
De pronto entendí todo…
Sobre mi teoría, torpe teoría de que las personas nunca se van, nunca nos dejan del todo
y ahí estaban mis muertos
Sentados en sus sillas mirando todo
Observando todo
Cuando me valla quiero ser estrella fugaz- dije
las estrellas fugaces se ven poco
duran un destello y poca gente las ve
nunca pasan desapercibido
Quiero ser estrella fugaz- dije
en un descuido los vi
mi ángel, mi demonio… amantes furtivos
se comían a besos en un único abrazo
me fui en silencio.


Aquella noche dormí en paz

8 comentarios:

  1. Yo también cuando me vaya quiero ser una estrella fugaz!...

    Hace mucho tiempo que no sé lo que es dormir en paz. Echo de menos poder tumbarme en la cama y no sentir que me muero por dentro, no sentir ese nudo que hizo de mi garganta su casa...

    Los domingos suelen ser crueles. Pero para mí lo peor día de la semana es el martes, fue en un martes que pasamos nuestra última noche juntos, que estábamos bien.

    Un besote tío.

    ResponderEliminar
  2. Tu ya eres una estrellota, my love. De eso que no te quepa la menor duda.

    Y a mí me hace suspirar la esperanza. Lo que está por venir, todo lo bueno. ¿A ti?

    Muá.

    ResponderEliminar
  3. una estrella fugaz pero cercana es mejor que una estrella distante y eterna.

    ¿hay perfección es posmópolis? definitivamente no. aunque sí constancias: seguir lo inalcanzable, nunca aprehenderlo, es decir, los caminos de la imperfección.

    ResponderEliminar
  4. Cómo estás? Bien yo. Trasnochada nomás.
    No quiero que existan ángeles y demonios. Vos para qué los querés? A mi no em salvan de nada...Y no quiero que nadie se coma a besos adelante mío...mejor sueño con otras cosas...
    Te dejo un beso.
    Hablamos.

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor siempre está por venir y más aún si tenemos a nuestros ángel y demonio en pleno amorío...

    Un abrazo!

    :)

    ResponderEliminar
  6. No, las personas nunca se van del todo...y nosotros al marcharnos tampoco, dejamos parte de algo en algo... en alguien..y perdemos algo...y tambien nos llevamos lo del otro...aveces pesa...otras veces es liviano...e insensible.Pero nunca nadie se ha marchado del todo de ningún lugar.

    ResponderEliminar
  7. Ay ay Mig, que fantástico este poema, fantástico con el sentido literal de la palabra, alucinante, también en el sentido literal, asombroso talento tenés.
    Veo que hace unos días lo tenías publicado, no sé cómo me lo perdí. Que trágico hubiese sido perderlo por completo. Aunque las palabras jamás se pierden. Pero nosotros sí. Y los ángeles y los demonios son dibujos de una caricatura vieja y amarillenta que están húmedos y ya secos y resquebrajados y en esa hoja se están declarando su pasión mientras nuestros muertos la miran y se ríen a más no poder. De la hoja borroneada que va desvaneciendo su dibujo. Y de nosotros que la miramos embobados.
    Perdón, em fuí, me fuí por las ramas. Es que tu poema me inspiró esa locura que sólo algunos autores muy puntuales me inspiran. Y me encantó.
    Te felicito enormemente. Sos un gran escritor poeta.
    Mis cariños!!
    Pd: Una sola cosa no me gustó, debo criticarla para sentirme auténtica: la música.

    ResponderEliminar
  8. Estrella fugaz...

    Angel y demonio... estarían tratando de ponerse de acuerdo...?

    Un beso

    ResponderEliminar