domingo, 8 de noviembre de 2009

Segunda carta


Muchacha de medias rayadas: esta es otra de mis tantas cartas, cartas que no se porque escribo si nunca mando.
Esta es diferente, se que usted en este momento esta ocupada haciendo dios sabe que cosa, siguiendo adelante con su vida y sospecho que ya no piensa en mi, que se canso de buscar algún hilo dorado que la ate a mi, a este ente que se deja arrastrar por los días como se arrastra a un muerto.
Se que ya no recuerda mis ocurrencias torpes, que no recuerda que alguna vez me regalo el milagro de su risa, esa risa tierna que, (y perdone el llanto) no puedo sacar tan fácilmente de mi corazo.
Como ya dije una vez algún ángel o demonio hizo que yo la viera, que la conozca, a mi que tanto me cuesta reconocer a la gente también la reconocí, supongo que esto ultimo es un problema mío, el que me cueste, que me cueste hacerme a la idea de que ya no tendré esas charlas con usted, esa cortitas de la siesta, en las que me quejaba del calor, del trabajo, de mi casa, y usted se quejaba de la montañita de filtros de cigarrillos (sepa que estoy tratando de fumar menos) me cuesta también pensar que ya no veré su cara entre medio de la multitud de la Terminal buscándome, ese bello rostro diferente a todos los demás . Todavía brilla acá adentro ese rostro.
No se muy bien que fue lo que la alejo o lo que nunca dejo que usted pueda verme, no se porque ese muro nunca pudo ser derribado y esta cuestión me pone mas que molesto triste, no solo se me frunce el seño a modo de pensador, sino también mis ojos, esos que usted dijo que brillaban, brillan de otra manera y no me queda mas que meterme en el baño y ahí lloro, y lloro mucho me siento en el piso en canastita como me enseñaron en el preescolar, la recuerdo y lloro… y abro la ducha y el agua me empapa y se lleva las lagrimas y los sollozos no se escuchan porque el agua que todo lo limpia (por fuera), gracias a dios los tapan.
Mil disculpas si esto la pone mal, pero es mi verdad y hay verdades muy pesadas, muy heavys
Usted no recuerda que alguna vez coincidimos en casi todo, y en lo que no, nos arreglábamos para que no moleste.
Como mis teorías… recuerda mis teorías? Sobre los infantes, seguro que no recuerda nada, y no esta mal, para nada mal, usted no tiene la culpa de verme a mi como un ser aburrido, y tal vez fue el olor a tabaco o mi peinado lo que la alejo, y si, siempre busco alguna explicación diferente, por si no lo recuerda esto la hacia reír.
No se como se retiene a la gente, nunca fue mi interés retener a nadie, pero con usted es diferente usted si me interesa y me encantaría retenerla pero no puedo y esto ultimo también me invade en un llanto largo
Muchacha de medias rayadas… ojala encontrara la forma de hacerle recordar los besos tiernos, los abrazos calidos de aquel mayo, ojala podría explicarle que siempre cuando la abracé el fuego ese del que usted habla estuvo, que tal vez el miedo del mañana, de los horarios y de mil cosas mas hizo que parezca que no pero si, ojala pudiera hacer que me quiera.
Pero como ya sabe… soy este tipo y ahora ando medio muerto, así que si no servía antes ahora estoy peor, pero sigo queriéndola y esperando un encuentro, imposible claro, porque estamos en ciudades diferentes porque usted no vendría hasta acá, porque ya no me quiere y eso se lo tengo que explicar a mi corazón que parece ser que es tan terco como yo.
Ahora discúlpeme. Tengo que irme a secar el llanto a ver ese sol que le gusta, a recordarla de otra manera diferente a esta de ahora, a pensar nuevas palabras (porque algunas ves dijo que le gusta) a reírme un poco.


.

9 comentarios:

  1. Esas cartas que escribimos y que nunca enviamos...que escribimos quizas para desahogarnos, o con la esperanza de alguna vez enviarlas...pero sin embargo la mayoria de las veces nos quedamos con la incertidumbre de saber que hubiera pasado si las hubiesemos enviado...quizas el miedo a no recibir respuestas sea lo que las retenga...letra sobre letra...juntando polvo, formando paginas amarillas que quedan guardadas en nuestra memoria.

    ResponderEliminar
  2. Mmm tu carta me ha hecho recordar un trozo de la película Cosas Que Nunca Te Dije, donde la chica graba un video suyo hablando de cómo se siente, para enviársela a su ex – novio…

    “Qué difícil. Pero me parece que aún es más difícil quedármelo para mí sola. Supongo que por eso lo hago. Tú siempre me preguntabas en qué momento había empezado a quererte. Empecé a quererte exactamente cuando me llamaste para decir que me dejabas. De hecho fue en ese preciso momento cuando olvidé el amor que sentía antes, me olvidé de la ternura y del sexo, de tu lengua, me di cuenta de que lo que había sentido antes no era más que el simple reflejo de lo que era el amor. Descubrí que no te había querido nunca. De repente pensé en aquella tortura que practicaban en Francia. ¿Sabes qué hacían? Ataban las extremidades de una persona a cuatro caballos y los azuzaban en direcciones diferentes. Pues así es cómo me sentí. Así es cómo me siento. Ahora ya sé lo que es amar. Te amo con esa clase de amor que había rezado por sentir cuando era una adolescente y que ahora rezo por no volver a sentir nunca más.
    No lo sé, solo quiero que sepas cómo me siento, y no te creas que quiero volver a intentarlo. Simplemente, no quiero que tú sigas con tu vida sin saber cómo me siento, creo que no lo soporto.”

    No sé si ya la has visto, pero es un peli divina, mírala!

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. qué lindo,lo escribís vos?Linda musiquita la de pink =)

    ResponderEliminar
  4. Qué hermosa carta!

    Triste es la confesión cuando ya no hay quien la lea o escuche.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Cuando los intentos no sos suficientes...
    Parece estar tan lleno de dudas como de recuerdos.
    Espero que encuentre respuestas más pronto que tarde...mientras tanto las palabras sirven también de refugio.

    Un beso...

    ResponderEliminar
  6. este fin de semana me di cuenta que en algun momento d la vida nos encontramos con rostros que siempre nos iluminan.

    bienvenido a posmópolis.

    ResponderEliminar
  7. pFFFF...
    ha movido mucho en mí este post que haz
    escrito...

    Viví hace escasas 2 semanas
    algo similar... Alguien que dijo adiós,
    que vive en otro lugar, y que aún
    no se porque aparecio en mi vida :S

    Excelente carta...
    seguro que si la lee a quien va
    dirigida... sentira nostalgia...

    Un besazo :)
    y mucha buena vibra

    ResponderEliminar
  8. Una carta preciosa y teñida de melancolía

    ResponderEliminar
  9. Creo que perdí a alguien en mis sueños, lo que escribí fue al despertarme después de haber soñado algo triste que realmente no recuerdo. Por suerte no perdí a mi Luna :)

    ResponderEliminar