domingo, 18 de octubre de 2009

miedo


Andan los demonios, canallas, insaciables
Intentan apagar las luces, hay días que las luces parecen apagarse todas juntas… si, son ellos.
Los hijos del miedo. Parecería que todas las calles estarían abarrotadas, las veredas también inundadas, pariendo siempre un nuevo porque, una nueva razón contraria al deseo, parece que seria mejor quedarse en casa durmiendo, tirados, revolcados en el sofá, en el patio maldiciendo el día o la noche, como si esto tuviese algo que ver..
La cosa pasa por otro lado, la cosa pasa adentro, ese adentro que nos cuesta encontrarle una hora señalada, una pagina, un momento, un lugar preciso para resolver los conflictos, para destrabar lo trabado
Tengo adentro un miedo que no puedo ni escribir, tengo un miedo con piernas y brazos; dejarlo atrás seria también dejarme morir

5 comentarios:

  1. ¿El qué? ¿Fumarte dos al mismo tiempo?
    Suele pasar.


    Muá.

    ResponderEliminar
  2. Si, posiblemente la mejor manera de no tener miedo es saber que camina a nuestro lado

    ResponderEliminar
  3. El virus del miedo.

    ¿Cómo dejar de tenerlo? ¿Cómo sanar?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo también. Estoy aterrada. Le temo al amor.

    ResponderEliminar
  5. ...nena nadie te va a hacer mal, excepto amarte...
    El miedo es la mejor justificación de este sistema que nos deja vacíos por todos lados.
    Que miedo ni miedo! Hay que saltar, hay que saltar!
    Un beso.

    ResponderEliminar