viernes, 4 de septiembre de 2009

Conversan las paredes con el piso;
- Vuelve?
- No creo, las líneas de la cara dicen otra cosa
- Adonde se fue?
- A ser feliz… En este ambiente no se puede ser feliz

4 comentarios:

  1. Pues habrá que abrir la ventana y ventilar un poco el ambiente de ese vaho de soledad.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Uy, yo también quiero escuchar esas conversaciones.

    ResponderEliminar
  3. La felicidad es escesivamente relativa... El que no se conforma es porque no quiere.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hacía mucho que no pasaba por acá... sabrás perdonarme una vez más?

    Mis paredes y mi piso también conversan. No se entiende bien qué dicen, pero escucho sus susurros.
    Ellos están atentos a cada uno de mis movimientos. Parecen no entederme y no los culpo, yo tampoco logro entenderme.

    Sólo sé algo... sos una persona muy muy muy especial para mí.

    Te quiero,

    Mar!*

    ResponderEliminar