sábado, 4 de julio de 2009

.


Injusta
Eso es lo que sos, injusta
Incapaz de verme, de arriesgarte
Sos injusta cuando decís que me queres en el futuro
Un futuro que no llega
Injusta cuando decis que me queres como un recuerdo
Y el presente?
Que hago con el presente, por que tiene que ser sobras?
Injusta… me pedís que no te ame, injusta
Por que no me pedís que sea tuyo otra vez?

Por que no haces un hueco en tu cama de nuevo?
No ves que mis brazos ahora me asfixian
Por que me mataste antes de nacer?
Cortaste mis raíces por miedos tontos
Por que no me advertiste de un principio que no podías querer?
Que no podias…
Por que no podes?


.

3 comentarios:

  1. Sé que soy injusta. Pero te veo... te veo y lo que hacía era arriesgarme. Cuando entraban mis miedos, dejaba de ser futuro y me convertía en puro presente. Ese hermoso presente que estabamos viviendo.
    No te di sobras de nadie. Yo soy una sobra, que se está reconstruyendo, y soñaba que quizás pueda reconstruirme con vos a mi lado. Y me pediste más. Más no te podía dar. Pero lo que soy te lo ofrezco todo.
    Hoy pensé en subirme a un micro y buscarte... qué tan grande puede ser Casilda...
    Pero sabés qué pensé? que vos vas a esperar un te amo... y no te lo puedo dar, pero no te lo puedo dar todavía. Si estaba con vos, es porque te quiero mucho, y porque me jugaba y me arriesgaba que te iba a amar. No hablo de un riesgo como algo malo. Hablo de un riesgo como algo peligroso, que uno hace igual, porque sabe que el premio es grande, y hermoso. Ese premio sos vos, y tus caricias y tus besos.
    El hueco en mi cama está, está esperandote todavía. No se va de un día para otro. No soy así. No me da todo igual, de verdad que no. No me da igual que estés o no éstés.
    Yo misma me planteo por qué ahora estoy tan mal. Y la respuesta es porque te quiero, incluso más de lo que pensaba.
    Pero mis miedos no cortaron tus raíces... eso sí que no. Esta vez fueron los tuyos. Yo no fui la que decidió terminar con todo. Yo no quería eso. Yo no quiero eso. Pero vos pusiste todo en blanco o negro: "o me querés como yo te quiero, o nada". Y frente a eso tuve que decirte nada.
    Pero que no te ame, todavía, no quiere decir que nunca lo vaya a hacer, o que ahora no te quiera, o que ahora me de todo igual. No me das igual. Te quiero y te extraño. Y acá estoy... por si re pensás las cosas.
    El hueco acá está. Mis ganas de subirme a un micro y correr a tus brazos acá están.
    Miedos me quedan muchos. Posibilidades de que todo salga bien, o que todo salga mal, también están. Yo asumo el riesgo... vos?
    Te espero Migue... te quiero.

    Tu Mar!*

    ResponderEliminar
  2. Dale tiempo, no la dejes ir.
    No la dejes ir.

    ResponderEliminar