domingo, 1 de marzo de 2009


Me quede un rato callado, me escondí, me mire las manos.
Me limpie los miedos, sacudí los recuerdos.
Desordene la mesa
Llene el cenicero
Me dormí creyendo que rezaba
Haciéndome creer que dios existía.
Me mire un poco en el espejo, no mucho, (un poco por las dudas)
Te deje un abrazo y un beso en la mesita para cuando quieras despertarte cerca mio
.

3 comentarios:

  1. A veces es necesario quedarse callado,
    desordenar la mesa y las ideas,
    llenar el ceniceros y los pulmones también,
    rezar y porque no, pedir perdón a Dios,
    pero por sobre todo,
    siempre es necesario dejar besos y abrazos
    para así luego,
    no sentir culpa al recibirlos.






    Saludos,
    Cecilia.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu espacio, fuera de joda.

    ResponderEliminar
  3. que lindo lugar.. llegue aca x Ismael y sinceramente lo que voy leyendo me encanta!
    te dejo un fuerte abrazo y... seguire buceando tu mundo!
    saludos

    ResponderEliminar