miércoles, 18 de febrero de 2009


Hay un baúl en el alma donde van los recuerdos, una ventana donde aparece el futuro casi como una estampa borrosa.
Uno pinta y guarda cuadros, elije las imágenes mas bellas y las deja a mano, cuando el baúl se abre el aire se llena de colores, de aromas, parece que la ventana nos inunda, nos atrapa, nos invita con una tasa de café en una mañana de invierno o nos hace un lugar para ver una tormenta.
En las tardes me invita a jugar con el niño que fui y me hace compañía o me cuenta historias de cuando era el mundo un lugar lleno de fantasmas más ingenuos de los que ahora puebla mi cabeza y mi cuarto.
Y de noche las imágenes van y vuelven y caen en mi cabeza.

1 comentario:

  1. Los recuerdos son nostalgias. La nostalgia es un arma de doble filo, porque en un primer instante...al recordar, si el recuerdo es lindo...lo recordaremos con una sonrisa en el rostro. Pero luego...vendrá esa sensación de vacío que nos recuerda que aquel momento forma parte de nuestro pasado... y es entonces cuando la melancolía quizás nos envuelva en la tristeza. ¡Qué tarea complicada poder dominar a la nostalgia!
    El baul de los recuerdos nos acompañará de por vida, será nuestra tarea aprender a acomodar esos recuerdos para que no se roben nuestro presente.

    ResponderEliminar