domingo, 22 de febrero de 2009



.

Uno nunca tiene bien claro que es estar vivo
Una palabra de aliento un regalo parecen ser cosas al azar, nada cambiaria una caja de bombones en la economía mundial, sin embargo llenarían el corazón de otra persona de alegría, uno se despierta un día cantando una vieja canción que lo transporta a otro tiempo, otro espacio, y las deudas seguirán estando allí, nada las mueve, lo que cambian son los puntos de vista.
Mi amigo no sabe esto, y eso lo deja quieto pensando que tal ves esta vivo, vivir, vivir es los matices, las preguntas sin respuestas, los tréboles de cuatro hojas, encontrarse una moneda en la calle no nos hará millonarios, pero nos dará una razón para creer que tal ves seamos afortunados,
Esto llena nuestra casa de alegría, de adornos, si uno no necesita aquel jarrón,
Siempre en la escuela me sentaba atrás de todo, espiando, mirando a una compañera, imaginándola sentada en el sillón de su casa; como sabia yo que en su casa tenia un sillón? No lo sabia, no la imaginaba a ella, me imaginaba a mi haciéndola feliz, diciéndole que la matemática no hace mas feliz, o mejores a las personas. A nadie se le ocurriría contar los besos dados o los abrazos que necesitamos.

1 comentario:

  1. Los números no entienden al corazón, por eso nunca me gustaron demasiado las matemáticas.
    El mundo de las letras es infinito...pero a veces tampoco basta, hay cosas que solo se sienten, y no se pueden explicar.
    Una simple sonrisa podría alegrar un día.
    Un beso de amor sincero podría cambiar una vida.
    Un abrazo en el momento justo podría sanar la más profunda de las heridas.
    Cambiando los puntos de vista... se puede aprender a ser feliz con lo más simple.
    Porque las grandezas de esta vida no se basan en los números.

    ResponderEliminar